El llamado “amistoso” de Monzó al “profesor” Alberto FernándezPolítica 

El llamado “amistoso” de Monzó al “profesor” Alberto Fernández


El presidente de la Cámara de Diputados, relegado en el macrismo, felicitó al candidato kirchnerista, que fue su maestro en la UBA Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

Fue uno de los “miles” de llamados que recibió en su celular en las horas posteriores a su aplastante triunfo. Pero a diferencia de otros, el candidato presidencial del
Frente de Todos,
Alberto Fernández, se hizo un rato para recibir las felicitaciones de
Emilio Monzó, el titular de la Cámara de Diputados, desterrado de la campaña oficialista y del círculo de poder macrista.

Fue, según confirmaron cerca de ambos dirigentes, una charla “de amigos”. Monzó y Fernández se conocen desde hace mucho: el exintendente de Carlos Tejedor fue alumno del exjefe de gabinete de Néstor y Cristina Kirchner en la Universidad de Buenos Aires.

“Fue una felicitación por el triunfo, no mucho más”, especificaron desde el comando del candidato opositor. Cerca del presidente de la Cámara baja, que bajó su perfil al mínimo en los últimos meses, confirmaron la existencia del llamado.

No fue, por cierto, el único llamado de un miembro del Gobierno. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, le mandó una felicitación vía Whattsapp. Antes había hablado largo y tendido con el camporista Wado de Pedro y con Felipe Solá para darles garantías de la “limpieza” del escrutinio cuando la empresa Smartmatic demoraba la difusión de los datos, durante en la noche del domingo.

“Otros funcionarios también llamaron”, aseguraron misteriosos, desde el comando albertista. ¿Y el diálogo con Macri? En la Casa Rosada aseguraron que el llamado existió, y que cerca del candidato del Frente de Todos “quedaron en contestar”.

El cierre de listas fue, para Monzó, el anuncio de su “despedida” del espacio oficialista. Su charla con
María Eugenia Vidal, en la que la gobernadora le ofreció solo un lugar en las listas de diputados provinciales (renovaban cuatro) fue el momento de quiebre, y no solo con la gobernadora sino también con la Casa Rosada. Muy crítico de la estrategia conducida por el jefe de gabinete Marcos Peña, un almuerzo entre ambos determinó una tregua hasta diciembre. De todos modos, dirigentes que aún le responden al bonaerense tomaron con ironía la derrota del domingo.

“Teníamos razón”, fue la consigna que algunos de ellos hicieron circular vía redes sociales, en tazas que contenían además el rostro de Monzó, cuyo futuro aún es incierto, más allá de los buenos vínculos que -como demuestra el llamado- aún mantiene con el universo peronista.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment