TC en Paraná: El tributo al Gurí Martínez, el ídolo que se despidió, y la victoria de LambirisDeportes 

TC en Paraná: El tributo al Gurí Martínez, el ídolo que se despidió, y la victoria de Lambiris


El Gurí Martínez vivió un día singular en Paraná Crédito: www.actc.org.ar

El
Turismo Carretera ofrece, cada tanto, competencias que parecen escritas por el mejor guionistas de Hollywood. La 12ª fecha del calendario, la segunda de la
Copa de Oro, no resultó una más para la historia de la categoría: el autódromo de Paraná fue el escenario en donde
Omar
Gurí Martínez
ensayó el retiro oficial, después de 25 años en el TC. Y el último ídolo de Ford descubrió un emotivo homenaje, más allá del puesto 23 que señaló el clasificador oficial. La victoria la firmó
Mauricio Lambiris (Ford), integrante del Martínez Competicion, la estructura que responde al
Gurí; el uruguayo estuvo acompañado en el podio por
Juan Bautista De Benedictis (Ford), piloto cuyo auto también recibe la atención mecánica del conjunto que dirige el entrerriano, y
Matías Rossi (Ford). Un pleno de los usuarios del
Óvalo, la marca que defendió y con la que celebró dos campeonatos el
Gurí; razón suficiente para que la presencia de Martínez durante la ceremonia de premiación provocara el delirio del público, que tapizó el circuito paranaense para rendirle tributo a un piloto que es dueño de una porción destacada de la historia del TC.

La carrera exhibió un costado emotivo, sensible, con el Gurí Martínez como eje de imágenes que quedarán grabadas en las retinas del entrerriano que nació hace 53 años en Rosario del Tala y en 2015 se convirtió en el campeón más longevo que tiene el TC. Debutó como piloto invitado del Chueco José María Romero en Las Dos Horas de Buenos Aires de 1994; esa misma temporada se anotó con el Ford N°121 -el mismo número que utilizó en la despedida- y no dejó de acelerar.

En la pista sostuvo duelos con Juan María Traverso, Guillermo Ortelli, Ernesto Bessone (h.), Christian Ledesma, Emilio Satriano, Matías Rossi, el Pato Silva, los Di Palma -desde Luis Rubén, pasando por sus hijos José Luis, Patricio y Marcos, y ayer el nieto Josito-, Luis Patita Minervino, Norberto Fontana, Facundo Ardusso y Mariano Werner -dos pilotos a los que tentó varias veces para que se sumaran a su estructura-, Agustín Canapino. Rivalizó y compitió; ganó, sufrió cuando entre 1999 y 2003 la corona le era esquiva y debía pintar el N°2 porque los laureles eran de Traverso y de Ortelli.


El buzo del Gurí Martínez, con todos los logros del gran corredor Crédito: www.actc.org.ar

Llegó el desahogo en 2004 y la repetición del título 11 años después, una consagración que se opacó por las irregularidades que se descubrieron en el motor en Concordia 2016 y pusieron bajo sospecha la corona. “Una mancha que no se borra”, le confesó a LA NACION en Olavarría, tras una sanción de cuatro carreras de suspensión y 200 mil pesos de multa.

“Era molesto, un gran rival que nos hizo mejor a todos, porque nos exigía estar al 100% para ganarle”, lo definió Ortelli -siete veces campeón-, histórica espada de Chevrolet y uno de los pilotos que lo empujó a oficializar el retiro en Paraná. El Gurí no corría como piloto titular en TC desde el Gran Premio Coronación 2017 -al año siguiente conformó trinomio, junto con Lambiris y Lautaro de la Iglesias, en los Mil Kilómetros de Buenos Aires- y para presentarse en Paraná debió pedir una autorización de la ACTC; también rescatar del museo del TC, en el autódromo Roberto Mouras, de La Plata, el auto con el que se consagró en 2015 para cerrar su campaña. “Había que revisarlo y ponerlo en condiciones; el auto es competitivo. Cuando lo entregué quedó un acuerdo de palabra de que lo podría usar en una despedida”, decía. Los primeros compases enseñaron que era verdad y su hija Paula se lo hizo sentir en las redes sociales: “Vamos, vamos el team; los tres [pilotos] entre los 10 y el viejito, 9no”, escribió quien siempre fue una incondicional.

“Es todo alegría, lindo regalo me hicieron. Soy el hombre más feliz del mundo… La familia, los amigos, la gente, los hinchas, los pilotos”, comentó después de girar por última vez, acelerar el Ford N°121 amarillo frente a los hinchas, ser levantado en andas por los mecánicos, treparse al podio, tomarse una fotografía con todo el Martínez Competicion, incluídos los pilotos Lambiris y De Benedictis. “No lo puedo creer, el 1-2 del equipo y el retiro de mi ídolo, la verdad que parece soñado”, explicaba el montivedeano Lambiris, exultante, el que le regaló la victoria al Gurí.

El autódromo de Paraná fue el patio trasero para la carrera deportiva del Gurí Martínez, que eligió ese emblemático escenario para escribir una última página en el TC, la categoría que lo vio brillar durante un cuarto de siglo.

Lambiris, en el nombre del ídolo

Deportivamente la victoria impone a Lambiris como un firme aspirante a la corona, aunque el uruguayo -sumó su tercer éxito en el TC- no es parte de los 12 clasificados a la Copa de Oro, el mini torneo de cinco carreras que consagrará al monarca 2019. El charrúa se perfila para integrar el lote de “Tres de último minuto”, el mejor terceto de pilotos en el campeonato, después de la anteúltima competencia -en Toay, La Pampa-, que se sumará a los 12 clasificados para pintar el N°1. El dominio fue total: el sábado marcó la pole, en verdad Mariano Werner hizo el registro -batió el récord del circuito-, aunque rompió el motor y el cambio del impulsor derivó en una penalización de 6/10, lo que lo retrasó en la grilla; hoy, se impuso en su serie, la primera, siendo la manga más rápida, lo que le posibilitó largar la competencia final desde el mejor lugar de la grilla.


Lambiris, en lo más alto; el piloto de Montevideo dominó ampliamente la final Crédito: www.actc.org.ar

Después de dominar en la partida a Valentín Aguirre (Dodge), el ingreso del Auto de Seguridad por un trompo y principio de incendio en el Torino de Nicolás González, en el relanzamiento el arrecifeño sorprendió a Lambiris y se adueño del liderazgo de la carrera. La persecución del uruguayo fue incansable y Aguirre, puntero en la Copa de Oro y único piloto que ganó dos veces en el año, cometió un error en la Curva 2, que modificó la cabeza del clasificador: Lambiris saltó al primer puesto y De Benedictis tomó registro del error: también ensayó un zarpazo, aunque no pudo concretar la maniobra superación y a punto estuvo de chocar a Lambiris, con el que comparte equipo. “Parece soñado: en el día del retiro de mi ídolo, ganar su auto y hacer el 1-2 con el equipo”, relató el charrúa, victorioso y exultante, antes de treparse a lo más alto del podio.

De Benedictis volvió al ataque y superó a Aguirre, que perdió rendimiento y también cedió ante el avance de Matías Rossi, que se enseñó de menor a mayor y cosechó puntos importantes para avanzar en la Copa de Oro, que el 13 de octubre, en San Nicolás, tendrá su tercera fecha.

La clasificación

  • 1° Mauricio Lambiris (Ford) 47m01s797 /1000
  • 2° Juan Bautista de Benedictis (Ford) a 1s285
  • 3° Marías Rossi (Ford) a 7s738
  • 4° Valentín Aguirre (Dodge) a 10s734
  • 5° José Manuel Urcera (Chevrolet) a 11s227
  • 6° Mariano Werner (Ford) a 11s634
  • 7° Juan Cruz Benvenuti (Torino) a 12s097
  • 8° Lionel Ugalde (Torino) a 12s730
  • 9° Juan José Ebarlin (Chevrolet) a 13s156
  • 10°Jonatan Castellano (Dodge) a 14s064

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment