Alemania: el rival perfecto en los amistosos que se convierte en verdugo de la selección en los mundialesDeportes 

Alemania: el rival perfecto en los amistosos que se convierte en verdugo de la selección en los mundiales


Una de las postales más tristes: el lamento de Messi y el festejo alemán, tras la final en Brasil 2014 Fuente: Archivo

Ahí están
Lionel Messi y Thomas Müller, también Mascherano, Lahm, Sergio Romero, Ballack, Ayala, Lehmann, Burruchaga, Matthäus, Caniggia, Klose, Batistuta, Berti Vogts, Sanfilippo, Rummenigge, Kempes, Dellacha, Helmunt Rahn, Corbatta, Uwe Seeler… Por supuesto,
Maradona y Beckenbauer. Todos, protagonistas de un clásico eterno. Polémicas, atropellos, jugadas inolvidables e injusticias se esconden detrás de los 22 partidos que han cruzado a
argentinos con alemanes, con ventaja albiceleste. Uno de los duelos más electrizantes que puede ofrecer el fútbol de hoy le regala pantallazos a la memoria. Cada partido es un capítulo. Y una y otra vez las emociones lograron desacreditar a la indiferencia. Pero una tendencia burlona, mordaz, se pasea cada vez que estos gigantes se enfrentan:
los amistosos son para la Argentina, pero
los choques que marcan la historia se los queda Alemania.


La carrera hacia la gloria: Jorge Burruchaga se apresta a marcar el 3-2 en la final de México 86; fue el último éxito albiceleste en mundiales sobre los germanos Fuente: Archivo

Si los mundiales son la medida, la mueca no puede ser más frustrante. Porque si bien la final de México ’86 entró en la inmortalidad…, también la final en el Azteca fue la única vez que la Argentina se impuso en este clásico en una Copa del Mundo. Hace más de tres décadas que la selección no gana por los puntos, con una cadena decepcionante entre el penal de Andreas Brehme para el desenlace de Italia ’90, el papelito del arquero Jens Lehmann en los penales de Alemania 2006, el baile de Klose, Podolksi y Schweinsteiger en Sudáfrica 2010 y la fantasmal aparición de Mario Götze en el cierre de Brasil 2014. Antes no le había ido mejor a la selección, porque ya en Suecia 1958 había caído 3 a 1 y en Inglaterra 66 no escapó del 0 a 0. La
paternidad mundialista es incontrastable, abrumadora, hasta convertir a Alemania en la
bestia negra. Pero hay un choque oficial más, por la Copa de las Confederaciones de 2005, en la antesala del Mundial que organizarían al año siguiente los germanos… y tampoco hubo victoria: un gol de Esteban Cambiasso, a un cuarto de hora del cierre, al menos le permitió a la Argentina de José Pekerman rescatar un empate 2-2 en Nürnberger.

En cambio, en el terreno amistoso, la superioridad de la Argentina es aplastante. El
bautismo ocurrió en 1973, y de visitante, en Munich, con victoria albiceleste por 3 a 2. Desde entonces, se enfrentaron en otras 13 oportunidades y la selección apenas cayó tres veces: en 1977 en las series internacionales del ciclo de César Luis Menotti en la Bombonera; en 1979 el campeón del mundo perdió en Berlín, y en 1988, con Carlos Bilardo en un torneo que se llamó Copa Cuatro Naciones. Sí, el camino exactamente contrario a lo que sucede en los partidos oficiales: hace más de tres décadas que la Argentina defiende su invicto cuando en el cara a cara… no se define absolutamente nada. Como hoy.


Italia 1990: Pedro Troglio, en la marca de Jürgen Kohler, en la final en Italia Fuente: Archivo

La ironía entre la ilusión de los amistosos y la frustración en los mundiales se detiene con morbo precisamente en la antesala de la máxima cita: el equipo de Marcelo Bielsa que había arrasado en las eliminatorias sudamericanas y viajaría al Lejano Oriente como uno de los favoritos, visitó en abril de 2002 a Alemania, en Stuttgart. Fue el último amistoso antes del debut en la Copa del Mundo. El entrenador no pudo probar a Caniggia, que se lesionó unos días antes, pero igualmente el ‘Pájaro’ sería incluido en la lista. En cambio, y aunque fue titular Facundo Quiroga, y en el segundo tiempo ingresaron Santiago Solari y Javier Saviola, ninguno de los tres se sumó a la excursión por Japón. Juan Pablo Sorin, con una de sus típicas apariciones por el área rival, en el comienzo del segundo tiempo, selló la victoria albiceleste. Menos de dos meses más tarde, la Argentina ya estaría eliminada del Mundial.

Con algo más de distancia con relación a la Copa, en febrero de 2005 volvieron a cruzarse en Düsseldorf. Alemania se preparaba para su Mundial. Dos veces estuvieron en ventaja los locales dirigidos por Jürgen Klinsmann, pero Hernán Crespo, por dos, empató el clásico. José Pekerman todavía estaba haciendo algunas pruebas, por eso aquella tarde utilizó a Zanetti y a Duscher entre los titulares, pero ninguno llegó a la Copa. Tampoco el ingresado Galletti ni los suplentes Ponzio, Gonzalo Rodríguez… y otra vez Solari. Titular y con un lugar en el plantel aparecía… Lionel Scaloni. Al año siguiente, en Berlín, por los cuartos de final, comenzaría la
maldición germana.


Alemania 2006: Jans Lehmann le ataja el penal a Esteban Cambiasso y apaga la ilusión argentina en los cuartos de final Fuente: Archivo

Y casi de manera truculenta, en 2010 se repitió la historia. El 3 de marzo, en Munich, la Argentina de Diego Maradona se imponía por 1-0, con un tanto de Gonzalo Higuaín. Exactamente cuatro meses después, el 3 de julio, en Ciudad del Cabo, Alemania
pateaba del Mundial a la selección con un inolvidable 4-0, nuevamente con los cuartos de final como límite infranqueable. Pero tras eliminar a la Argentina en 2006 y en 2010, los mundiales se derrumbaron para Alemania porque cayó en las semifinales frente a Italia y España. Por eso, en 2014, directamente se encontrarían en el duelo decisivo.

Pero ahora…, el choque previo a Brasil 2014 ocurrió bastante antes, en 2012, y siguió el mismo
modus operandi. Agosto, en Frankfurt, victoria de la selección de Alejandro Sabella sobre el conjunto de Löw por 3 a 1, con tantos de Messi, Di María y Sami Khedira, en contra. De los que jugaron, José Sosa, Pablo Guiñazú y Rodrigo Braña no alcanzaron la gran cita. Pero en el Maracaná se repitió el desconsuelo…, con el agregado doloroso de que solo 52 días más tarde iban a enfrentarse nuevamente. Ya sin Sabella, ahora en el debut del ciclo de Martino, que convocó a manera de homenaje a todos los finalistas. En Düsseldorf, ganó la Argentina 4-2 con una fabulosa actuación de Ángel Di María…, que por una lesión se había perdido la final del mundo. Para certificar que, si no había nada en juego…, ganancia albiceleste.


Sudáfrica 2010: Thomas Müller gana en lo alto y anota el 1-0. Fue el principio del fin para la selección de Maradona: Alemania arrasó con un 4-0 en Ciudad del Cabo Fuente: Archivo

Tres mundiales seguidos, cicatrices que acompañan a Messi. Ya no volvieron a cruzarse…, quizás por eso tampoco se vieron en Rusia 2018. Como si no pudieran escaparse de un guión. Aunque esta vez para Qatar 2022 realmente falta mucho, tal vez lo suficiente para desanudar el embrujo.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment