El GP de la Fórmula 1 en Japón: de la victoria épica de Schumacher a la amenaza por el tifónDeportes 

El GP de la Fórmula 1 en Japón: de la victoria épica de Schumacher a la amenaza por el tifón


La batalla final: la felicidad del monarca Michael Schumacher, ganador del GP de Japón 2000, y la seriedad de Mika Häkkinen, escolta en la carrera y el campeonato Fuente: AFP

Un tifón amenaza el
Gran Premio de Japón, una situación que no resulta desconocida para la
Fórmula 1 cuando visita el serpenteante circuito de seis kilómetros a orillas de la bahía de Ise. En 2004 y 2010 se tuvo que reprogramar la prueba de clasificación en el autódromo de
Suzuka, cuando vientos de entre 180 y 200 km/h y trombas de agua obligaron a los comisarios deportivos a cerrar el trazado. Hagibis puso en alerta a la
FIA y provoca que las escuderías, pilotos y organizadores ensayen un seguimiento detallado de los partes meteorológicos. La seguridad es prioritaria para el
Gran Circo, que en las oportunidades anteriores aplazó la
qualy para el día de la carrera. “Está claro que si llega no habrá forma de conducir”, señaló
Charles Leclerc, que firmó las cuatro últimas poles; el monegasco resultó perjudicado en la temporada por las órdenes de equipo que ensayó
Ferrari. Al inicio, porque
Sebastian Vettel era considerada la mejor espada de la
Scuderia; en el Gran Premio de Rusia, del reciente 29 de septiembre, el alemán desoyó la estrategia, no devolvió el puesto logrado en un
undercut, aunque una falla lo eliminó de la carrera. El desastre fue un tanto mayor, ya que provocó que
Lewis Hamilton (
Mercedes) y su compañero
Valtteri Bottas sellaran un 1-2 que no entraba en la planificación del conjunto que lidera Toto Wolff.

Schumacher, Ferrari, Suzuka y la lluvia

La lluvia es una invitada recurrente en Suzuka y el agua fue una aliada para que
Michael Schumacher lograra en ese escenario el primero de los cinco títulos en Ferrari. El 8 de octubre pasado se cumplieron 19 años de aquella victoria con tinte épico, un desahogo para la casa de Maranello, que terminaba con la sequía de campeonatos de sus pilotos.
Schumy, con una estructura de lujo y un auto que se diseñó a nuevo, con un motor V10 a 90 grados en lugar de los 80° anteriores, lo que posibilitó bajar el centro de gravedad y prestar mayor atención al desarrollo aerodinámico, estaba en condiciones de calzarse la corona después de cuatro temporadas a la sombra de
Williams
Damon Hill, 1996; J
acques Villeneuve, 1997- y
McLaren, que con
Mika Häkkinen se impuso en 1998 y 1999. El finlandés fue el rival de Schumacher en 2000, aunque el festejo cambió de dueño.

La temporada resultó un duelo entre dos pilotos de excelencia y con
Ruben Barrichello y
David Coutlhard desarrollando el rol de escuderos en Ferrari y McLaren, respectivamente. La cita japonesa era la anteúltima del calendario, que en aquel tiempo era de 17 Grandes Premios, cinco menos de los que habrá en 2020. Schumacher y Häkkinen se repartían 11 de las 15 victorias, de las cuales siete pertenecían al piloto alemán. Y desde la
qualy se observó que Suzuka ofrecería una batalla sin cuartel: 193 milésimas separaron a Schumacher, puntero del campeonato, de su contrincante; en la segunda fila de la grilla, Coutlhard aventajaba a Barrichello.

El
Dream Team de Ferrari lo lideraba Schumacher en la pista, pero en el garaje se escondía una porción importante del éxito con
Jean Todt -director de equipo- y el director técnico
Ross Brawn. Era el cuarto año de una estructura que tenía por delante la oportunidad de ser protagonista de un momento histórico para la
Scuderia y para la F.1: ser campeones y romper con el hechizo de 21 años que acumulaban los pilotos del
Cavallino Rampante en ser monarcas, después del logro del sudafricano
Jody Scheckter en 1979.


La F-2000 de Schumacher perseguida por el McLaren de Häkkinen en el circuito de Suzuka Fuente: AFP

La largada del Gran Premio japonés enmudeció a los
tifosi: Häkkinen hizo un movimiento perfecto y adelantó a Schumacher, que no lograba incomodar al finlandés, siempre calculador y sin fisuras para conducir, que se enseñaba más veloz y alimentaba una rápida ventaja en los cronómetros. Los 15 mil espectadores que esperaban un mano a mano vibrante debían contentarse con un manejo abrumador del piloto de McLaren. La pista reflejaba el dominio de Häkkinen y el box de Ferrari se enseñaba imperturbable, como si no quisiera descubrir la jugada. Era la carta que había diseñado Brawn, un magnífico estratego.


Schumacher y el trofeo de campeón de la F.1; en el GP de Japón, en 2000, el alemán logró la tercera corona personal, la primera de las cinco que festejaría con Ferrari Fuente: AFP

La primera de las dos detenciones en los
pits modificó el escenario. McLaren hizo una tarea perfecta y aunque Ferrari demoró seis décimas más que su rival, ese tiempo sería la llave de la victoria y del campeonato. De regreso a la pista, cuando los que encabezaban el pelotón descubrieron tráfico la diferencia empezó a reducirse y para cuando Häkkinen salió de la segunda parada Schumacher lo aventajaba por casi medio minuto y con la lluvia como aliada. La situación aumentaba el favoritismo del alemán. Ferrari estiró el llamado al box, desató el nudo que se demoraba 21 años e inició un período de dominio sin precedentes, de cinco temporadas, con la fortaleza conductiva de Schumacher y las genialidades que trazaba desde el muro Brawn.

Muy lejos de aquellos años dorados, Ferrari no exhibe un piloto campeón desde 2007, con
Kimi Räikkönen. La actual temporada parece sentenciada para que Hamilton se convierta en monarca por sexta ocasión y quede a tiro del registro histórico de Schumacher, y también para que Mercedes celebre entre los Constructores. Entre partes meteorológicos y comentarios, la
Scuderia se focaliza en Suzuka y espía el futuro, aventurando que los errores servirán para consolidarse en 2020. “Optimizar el resultado de cada carrera y recién al final de la temporada sacaremos conclusiones: lo ideal sería mejorar lo del año pasado [Ferrari sumó 571 puntos; ahora acumula 409 con seis Grandes Premios por correrse], porque demostraríamos que seguimos avanzando. Sé que tuvimos un flojo comienzo de temporada, pero también creo que arrepentirse ya no tiene sentido”, aseguró
Mattia Binotto, el director de Ferrari, que en Suzuka observa las pantallas del sistema meteorológico tanto como los indicadores de rendimiento que resaltan los autos de Vettel y Leclerc.

El desafío de Verstappen a Sainz

El
tifón Hagibis es el eje de la escena en Suzuka y los pilotos no desconocen que la
qualy y los entrenamientos podrían reprogramarse. “Los esfuerzos que se llevan adelante es para minimizar la alteración del programa de la F.1, pero la seguridad de los aficionados, pilotos y equipos es la prioridad”, dicta un comunicado de los responsables de la categoría. En la rueda de prensa, lejos de enseñarse temerosos por las desaventuras del clima,
Max Verstappen y
Carlos Sainz se desafiaron. pero en la PlayStation y al FIFA.


Hulkenberg, Verstappen, Leclerc, Sainz y Russell durante la divertida conferencia de prensa en Japón Fuente: AP

“Si se cancelan los entrenamientos [del sábado] tendría más tiempo libre ese día, pero debería levantarme más temprano el domingo [para la
qualy]. Igualmente, algo parecido nos pasó en Austin 2015 [Gran Premio de los Estados Unidos] y no me afectó demasiado”, explicaba Verstappen (Red Bull Racing), cuando Sainz (McLaren) lo interrumpió con una frase que dejó pensativo y sonriente al neerlandés: “Más FIFA”. “¿Más FIFA? Lo traje, así que si quieres venir y perder otra vez estás invitado”, retrucó a pura risa
MadMax, un fanático de los videojuegos, al igual que
Lando Norris (McLaren).


Charles Leclerc, el monegasco firmó con Ferrari las últimas cuatro poles de la F.1 Fuente: Reuters

El español y el neerlandés también se enseñaron serios y analíticos al momento de comentar las dificultades que se presentan con el clima en Suzuka. “Supongo que nos consultarán, aunque va a ser bastante claro saber si se puede correr o no; por el momento, no habría problemas para el día de la carrera. Así que tengo mi lancha en espera”, señaló Verstappen, que nunca ocultó su dosis de humor. Por su parte, Sainz especificó: “Confío plenamente en Michael Massi [director de carrera de la F.1] y en su equipo para competir en condiciones de alta seguridad. Lo que sucedió en Hockenheim es un ejemplo, porque en las primeras vueltas el piso estaba muy húmedo y hasta que no se observó lo bastante seguro no se colocó la bandera verde”.La frase acompañó los dichos de Leclerc: “Aunque solo llevo un año y medio en la Fórmula 1 siempre se privilegió la seguridad al momento de tomar decisiones. Siempre nos preguntaron sobre las condiciones de pista cuando subimos a los autos”.

“En los últimos años, no necesitamos demasiada lluvia para que sea inseguro. Si le agregamos la fuerza del viento creo que todo se complica y mucho. Podemos debatir, pero tendremos que esperar y ver si llega el tifón y cómo llega para tomar la mejor decisión”, aseveró
Nico Hulkenberg (
Renault).

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment