TC en San Nicolás. Siempre candidato, Canapino y la victoria N°400 de ChevroletDeportes 

TC en San Nicolás. Siempre candidato, Canapino y la victoria N°400 de Chevrolet


Canapino se impuso en San Nicolás Fuente: LA NACION – Crédito: ACTC

No le tiembla el pulso al momento de las definiciones. Los títulos, la experiencia de pelear por campeonatos, resultan un plus que se refleja en el temple y en las maniobras que ensaya
Agustín Canapino. En los momentos complejos y de resultados adversos, el arrecifeño no pierde la serenidad, entiende cómo y dónde se debe focalizar para recuperar esa competitividad que lo presenta como un distinto. Los retos se le acumulan en la pista y también fuera del circuito, porque la estructura debió reacomodarse, tras la suspensión por tiempo indefinido que recibió su padre Alberto, de parte de la Comisión Asesora y Fiscalizadora de la
ACTC. A todo se repone el actual bicampeón: en el autódromo de San Nicolás firmó la victoria en la tercera fecha de la
Copa de Oro del Turismo Carretera, la 12da de las 15 jornadas que fija el calendario; con el éxito, el N°400 para Chevrolet en la historia del TC, se posicionó a un punto y medio del puntero
Valentín Aguirre (Dodge), arrecifeño como él y a quien manifestó que ayudaría en el caso de no tener posibilidades de dar batalla por la corona.

Hay un registro que enseña cómo y cuánto crece Canapino al momento en que se deciden los campeonatos. Con la victoria de ayer, ganó las últimas cuatro carreras: la segunda final de Top Race V6 en el autódromo Oscar Cabalén; las dos finales del Súper TC2000, en Mendoza, y ahora en San Nicolás. Un depredador. “Estamos ahí, en la pelea. Parece mentira que hayamos descontado tanto, eso demuestra la gran Copa de Oro que estamos haciendo. Pero así es el TC, queda mucho, falta mucho: acá sos candidato un día y al otro paree que te caes”, destacó quien apenas pisó el trazado bonaerense se sintió cómodo, con la ambición de recuperarse desde del 13er puesto que firmó en Paraná.

La clasificación evidenció el potencial del auto, registros que papá Alberto sigue, desde hace tres carreras, desde su casa. No solo los cronómetros, también los partes meteorológicos, un seguimiento que fue clave para coronarse en 2018, cuando minutos antes del Gran Premio Coronación, en este mismo trazado, una torrencial lluvia se desató sobre el autódromo y el equipo en un tiempo récord cambió los cuatro neumáticos y acondicionó la puesta a punto para piso húmedo; así, Agustín, que aquella mañana en la serie tuvo un toque con
José Manuel Urcera, encontronazo que le provocó largar 38vo, finalizó como escolta de
Alan Ruggiero y se calzó por tercera vez la corona de campeón.

La lluvia lo acompañó ayer en la serie; el ingreso del Auto de Seguridad determinó que fuera la más lenta de las tres mangas y quedó relegado al tercer puesto de la grilla de la carrera final. Las condiciones de pista cambiaron para el capítulo definitivo y Canapino fue incontrolable: aprovechó el despiste de
Gastón Mazzacane (Chevrolet), atacó a
Facundo Ardusso (Torino) y una vez que lideró el pelotón controló los intentos de
Santiago Mangoni (Chevrolet). “Se venía defendiendo bien Facundo, lo superé porque evidentemente tenía más auto; después cuidé por si entraba otro Auto de Seguridad”, comentó quien no se tomó vacaciones y arrancó el año participando en las 24 Horas de Daytona.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment