¿Por qué comemos más cuando estamos en compañía que cuando estamos solos?Espectáculos 

¿Por qué comemos más cuando estamos en compañía que cuando estamos solos?

Nada como una pizza con amigos o un asado el domingo al mediodía con toda la familia: las anécdotas van y vienen, te actualizás en la vida romántica de los demás y las charla va desde el contexto político hasta a la receta de la mayonesa de tu bisabuela sin escalas. Pero ¿te diste cuenta de qué comemos mucho más cuando estamos con otras personas que cuando estamos solos? De acuerdo un nuevo estudio, esto podría tener raíz en nuestros primeros antepasados.

Un equipo internacional de científicos dirigido por la Universidad de Birmingham (Reino Unido) analizó 42 estudios existentes sobre hábitos alimenticios y descubrió que comer “socialmente” influye en la ingesta de alimento: cuando las personas comemos con otros, consumimos un 48% más de éstos. No sucede lo mismo sin embargo, cuando lo hacemos con personas con quienes no tenemos un vínculo.

“Hay fuerte evidencia de que las personas comen más cuando cenan con amigos y familiares que cuando están solas. Sin embargo, este efecto de facilitación social en la alimentación no se observó en los estudios que analizaron la ingesta de alimentos entre personas que no estaban bien familiarizadas“, afirmó Helen Ruddock, investigadora en la Facultad de Psicología de la Universidad de Birmingham y líder del proyecto.

Explican que esto podría ser un rasgo evolutivo: cazadores-recolectores compartían comida y comían mucho para sobrevivir durante más tiempo. Y aunque ya no somos cazadores-recolectores, mecanismos similares a los que alguna vez sirvieron para buscar comida de manera eficiente continúan guiando nuestro comportamiento alimenticio. Señalan, por otra parte, que elegimos qué y cuánta comida consumimos por la impresión que queremos causar.

La gente quiere transmitir impresiones positivas a los extraños. Seleccionar porciones pequeñas puede proporcionar un medio para hacerlo, y esta puede ser la razón por la cual la facilitación social de comer es menos pronunciada entre grupos de extraños”, agregó.

Por último, sostienen que este intercambio social de alimentos heredado que alguna vez aseguró una distribución equitativa de los alimentos, actualmente conduce a dietas poco saludables. Por lo que aconsejan que, dado que ya no tenemos que competir por los recursos, estemos un poco más atentos a lo que comemos.

Articulos relacionados

Leave a Comment