Los seis puntos que explican la despedida de Beccacece de IndependienteDeportes 

Los seis puntos que explican la despedida de Beccacece de Independiente


El ciclo de Beccacece en Independiente apenas duró 16 partidos

Tal como se preveía tras la eliminación de la Copa Argentina,
Sebastián Beccacece dejó de ser el director técnico de
Independiente. El entrenador rosarino, que no llegó a cumplir los cinco meses de gestión, asumió sus responsabilidades “por no haber alcanzado los objetivos planteados”. Dijo que se trató de una decisión “por consenso”, aunque sus palabras invitan a pensar que los dirigentes le hicieron saber que lo más indicado era dar un paso al costado “para descomprimir la situación”.

Sin plan B a la vista, el club confirmó que
Fernando Berón, actual coordinador de divisiones inferiores, se hará cargo del plantel de manera interina al menos hasta diciembre.

La mediocridad de los números de Beccacece explica solo en parte la escasa duración de su gestión.
Fueron 16 partidos, con 8 victorias, 1 empate y 7 derrotas que incluyen las eliminaciones en copas Sudamericana y Argentina. Además, el equipo marcha 14º en la Superliga.

Aun sin tratar de ampararse en las excusas, el ya exentrenador del Rey de Copas recordó errores arbitrales en varios partidos, pero los verdaderos motivos que llevaron al final prematuro hay que buscarlos en otro lado. Los siguientes son los seis mayores errores del técnico:

1) La falta de juego. Sin duda, el primer y principal motivo de decepción de los hinchas. Salvo de manera muy esporádica, el Independiente de Beccacece casi nunca se pareció al Defensa y Justicia de Beccacece. El equipo no logró encontrar un estilo propio, ni para desenvolverse con la pelota, ni para ser efectivo en la recuperación. A la carencia de creatividad para generar situaciones de gol -varios partidos se cerraron sin un solo remate al arco- se sumaron errores puntuales y hasta groseros en defensa, todo lo cual fue minando la confianza. Los cambios constantes en el once titular tampoco ayudaron a consolidar el funcionamiento que el técnico prometió desde el primer día de su llegada.

2) Los planteos tácticos. Plantear los encuentros teniendo en cuenta las características del rival de turno y las circunstancias del momento es un rasgo distintivo de su trabajo, pero en Independiente nunca alcanzó a ser comprendido. Los partidos disputados en Quito en ambas eliminatorias de Copa Sudamericana, o ante Atlético Tucumán y Defensa y Justicia por Superliga y Copa Argentina, respectivamente, mostraron una idea extremadamente defensiva que acumuló críticas y disgustos más allá de los resultados que cosecharan.

3) La política de refuerzos. Beccacece llegó a Independiente con tres nombres debajo del brazo: Menossi, Alexis MacAllister y Gigliotti. Ninguno acabó vestido de rojo, y por ese lado el técnico goza de coartada. Pero sí lo hizo Barboza, su otro gran reclamo que terminó convertido en un boomerang por las pobres actuaciones del marcador central, epicentro de las iras del hincha y el modo de expresar su disgusto con el DT. Tampoco Domingo Blanco repitió hasta ahora el rendimiento que lo llevó a la selección el año pasado, en tanto que Lucas Romero no ha marcado diferencias, Sebastián Palacios fue desperdiciando sus oportunidades y Cristian Chávez y Roa prácticamente no las tuvieron.

4) Las declaraciones. Seguidor de la línea de Marcelo Bielsa y Sampaoli, no siempre es concreto en su discurso. Muchas veces cuesta entender su pensamiento, lo cual fue restándole credibilidad y alejándolo del hincha. Algunas explicaciones postpartido, aferrándose al resultado y negándose a aceptar las deficientes prestaciones del equipo, le crearon tantos o más enemigos que el mal juego desplegado en la cancha.


Los dirigentes le cuestionaron cómo manejó la situación de conflicto con Pablo Pérez Fuente: LA NACION

5) Los “casos” Pablo Pérez y Domingo. El episodio que culminó con una sanción interna de dos partidos a Pablo Pérez y la desaparición de Nicolás Domingo de las formaciones no hicieron más que ahondar la brecha que todas las otras causas ya habían abierto entre el técnico y las restantes instancias del club. Aunque el volante exBoca haya aceptado su error, la resolución del tema nunca fue del todo comprendida. La falta de explicaciones sobre el marginamiento de Domingo, el jugador más querido por la hinchada, empeoró aún más las cosas.

6) Las relaciones internas. Incluso en su despedida, Beccacece resaltó “la enseñanza en valores que les dejamos a los jugadores”. Ninguno de ellos ha emitido hasta el momento opiniones adversas contra el técnico. Sin embargo, la sospecha de la existencia de una relación no del todo fluida en el vestuario comenzó a sobrevolar el predio de Villa Domínico a medida que los resultados no eran los esperados y las decisiones del técnico comenzaron a dejar algunas “víctimas” en el camino.

ADEMÁS

Articulos relacionados

Leave a Comment