Twitch: el deporte tradicional busca otra audiencia en el corazón de los eSportsDeportes 

Twitch: el deporte tradicional busca otra audiencia en el corazón de los eSports


Una vista de Twitch, la principal plataforma de streaming de videogames
28 de octubre de 2019  • 23:59

Las
transmisiones deportivas se reformulan en tiempo real. Seis países europeos (Alemania, Suiza, Noruega, Suecia, Dinamarca y Luxemburgo) fueron el pasado fin de semana un territorio exploratorio para la
Fórmula 1 en su manera de llegar a las diferentes audiencias que se fragmentan según sus intereses. El
Gran Premio de México, ganado por
Lewis Hamilton, fue transmitido por
Twitch, la plataforma número uno de streaming de videojuegos a nivel global y que cada vez más seguido aparece en las noticias por tener relación con el deporte tradicional.

La carrera del domingo y todas las pruebas de clasificación fueron transmitidas sin restricciones en esos mercados según los códigos que imperan en esa plataforma. No solamente se pudieron ver
las acciones de la competencia, sino que un puñado de creadores de contenidos se “adueñaron” del vivo para transmitirlo por sus propios canales. Ese es el sentido que tiene Twitch como medio: la audiencia sigue las emisiones que los “streamers” realizan sobre las competencias de eSports y otros derivados del ecosistema de los videojuegos.
El deporte tradicional se vuelve flexible ante esos nuevos modos de consumo.

La movida de la Fórmula 1 no es aislada. Hace dos semanas la
Liga Nacional de Básquet de Australia anunció un acuerdo global con Twitch para transmitir todos los juegos. La dinámica es la misma: los partidos oficiales pueden ser tomados por “co-streamers” que utilizan la transmisión del básquet como insumo para sus comunidades. La expansión del deporte hacia otras plataformas tiene un objetivo claro: las ligas perciben que hay toda una población a la que hay que llegarle de otra manera porque de otro modo es muy probable que no les presten atención.

Un “streamer” comenta una carrera de F1 en videojuegos

“Twitch no solo lleva nuestro producto a una audiencia completamente nueva en todo el mundo, sino que al permitir que nuestros juegos sean transmitidos conjuntamente por miembros de la comunidad de Twitch, también ofrece esos partidos de una manera que es más atractiva para esa audiencia. Las personas que nunca antes han oído hablar de la NBL (Liga australiana) iniciarán sesión para ver a sus streamers favoritos presentando nuestro contenido. Es un desarrollo muy emocionante..”, dijo Jeremy Loeliger, comisionado del básquet australiano.
La NBA fue precursora en los acuerdos con Twitch y por ahí canaliza buena parte de los juegos de la NBA G League, su liga de desarrollo.

Twitch nació como plataforma de transmisión en directo para videojuegos en 2011. En 2014 fue adquirida por Amazon y su posicionamiento como factor central del éxito de los eSports es indiscutible. Sus números son abrumadores: en 2019 acumula
548 mil millones de horas vistas en la plataforma con 3.8 millones de streamers. Su audiencia promedio actual es de 1,2 millones de espectadores y tiene más de 50 mil canales activos.

El cambio de paradigma no se explica solo por la transmisión del deporte profesional de las ligas en otro tipo de plataformas y formato. La nueva clave demuestra que las audiencias juveniles son receptivas a las recomendaciones y reacciones de creadores de contenidos que se vuelven celebridades a partir del éxito de sus transmisiones. Mientras muchos se preguntan si los
eSports son o no son deporte, el deporte tradicional buscar su lugar en los canales de videojuegos. Sin preguntar nada, va camino a esa dirección.

ADEMÁS

Articulos relacionados

Leave a Comment