Ignacio Correas y Blue Prize, la alianza argentina que brilla en la Breeders’ CupDeportes 

Ignacio Correas y Blue Prize, la alianza argentina que brilla en la Breeders’ Cup


La yegua argentina viene de ganar por segunda vez un Grupo 1, con lo que suma 1,5 millón de dólares en premios. Crédito: Scott Serio/Eclipse Sportswire/Breeders’ Cup/CSM
1 de noviembre de 2019  • 00:09

El Clockers’ Corner es uno de los lugares sagrados del turf de Estados Unidos. Es ese bar a cielo abierto, punto de encuentro, galería de personajes y muchas tantas cosas a la vez en el final de las tribunas de Santa Anita Park, un punto intermedio entre los establos del hipódromo y el disco, en el comienzo de la recta final y frente a la sierra de San Gabriel, que convierte todo el escenario en un cuadro.

Por allí pasan los protagonistas humanos de la 36ª Breeders’ Cup, en especial los entrenadores, entre ellos
Ignacio Correas. Hace diez años que el argentino no pisa este hipódromo, pero lo saludan a cada paso, literalmente, y no solo sus vecinos de Keeneland, el hipódromo donde tiene su base ahora, en Kentucky. Lo hacen como si fuera una presencia diaria todavía. Nacho fue asistente del cuidador Bill Currin en California. Se radicó en este país en 2001 y pasó luego por Virginia, Florida y Baltimore, Maryland, en el medio, donde trabajó en el haras Sagamore.

Pero Correas volvió por la serie internacional de carreras que es un mundial del turf y en el que competirá con
Blue Prize, una yegua argentina que se hizo famosa a fuerza de triunfos y este sábado correrá la Breeders’ Cup
Distaff por segunda vez en su campaña, como una de las candidatas. El cuidador le cuenta a
Blood Horse, el ilustre medio estadounidense de carreras que, aunque no se involucró en su compra por parte de Merriebelle Park, estaba cercano porque “Jorge Mayansky Neer, su preparador en la Argentina, fue mi mejor amig por 37 o 38 años. Lo conozco muy bien, sé cómo trabaja. Mi stud cuando comencé a entrenar estaba al lado del suyo”.


Blue Prize en un ejercicio del miércoles en Santa Anita Park, con el majestuoso fondo de las montañas de San Gabriel. Crédito: Carolyn Simancik/Eclipse Sportswire/Breeders’ Cup/CSM

Con el Ruso, Blue Prize ganó el
Gran Premio Selección (G 1) y fue segunda en la Polla de Potrancas (G 1), en Palermo, antes de ser exportada, hace tres años. En Keeneland, su casa, la hija de Pure Prize ganó dos vece el Spinster Stakes (G 1), una de los clásicos más importantes, previo a la Breeders’ Cup y fue cuarta en el Distaff, el año pasado, en Chruchill Downs, a apenas un cuerpo y medio de la ganadora, Monomy Girl. “Cuando fuimos a buscarla (en el desarrollo) chocamos contra una pared”, recuerda Correas. “Creo que hizo una gran carrera y cuando se vinieron otras rivales reaccionó, pero era tarde”. Como aquella vez, Joe Bravo será el jockey de Blue Prize. También él buscará el desquite.


El entrenador argentino ganó su primer Grupo 1 en Estados Unidos con Blue Prize

Esas rivales fueron Wow Cat -segunda- y Midnight Bisou -tercera-, a las que volverá a enfrentar el sábado; esta última, invicta en siete actuaciones este año, es la favorita ahora. Monomy Girl, elegida mejor 3 años de 2018, no puede competir por una lesión.

Puesto a comparar, Correas piensa que no hay cambios entre la yegua que corrió el Distaff hace 365 días con esta: “Creo que está igual que hace un año, el nivel de ella es brillante como el de 2018; buscamos de nuevo que llegara bien a esta altura del año. No se puede comparar el Spinster que ganó este año con el del año pasado, contra otro tipo de caballos. Nunca tuvo puntos bajos. Está en el mejor momento del año, no sé si de su vida”.

El triunfo en el Spinster Stakes

Sobre el viaje, explicó en una entrevista con la TV del hipódromo de San Isidro: “Duró doce o trece horas, la trajimos quizás un poco antes de lo que nos hubiera gustado para poder darle un poco de tranquilizante y sedarla, que no se pusiera nerviosa en el viaje. Funcionó bien”.

También sobre las rivales trazó un paralelo con el Distaff anterior: “Supongo que va a estar definiendo, espero que tenga un buen desarrollo. A Midnight Bisnou le han hecho una campaña excepcional, pero falta Monomy Girl que es un poco mejor. Me parece que es más abierta que la del año pasado porque hay siete yeguas que son una mejor que la otra”.

American Tattoo

El argentino
American Tattoo competirá en el Marathon Stakes (G2-2800 metros) este viernes, en Santa Anita, la primera jornada de la Breeder’s Cup. Aunque este clásico no pertenece a la serie, tiene breves antecedentes, como aquel Breeders’ Cup Marathon que supo ganar el argentino Calidoscopio en esta misma pista, en 2012, cuando sí pertenecía al célebre festival internacional.

El caballo criado en el haras La Pasión, que ganó dos veces sobre actuaciones en Estados Unidos, tendrá cinco rivales el viernes en el inicio del programa de Santa Anita Park. Esas victorias de American Tattoo, ganador de la Polla de Potrillos en Palermo, hace poco más de un año, fueron sobre 1700 metros, por lo que la exigencia ahora será muy distinta. El hijo de Not for Sale es entrenado por Todd Pletcher y lo dirigirá el portorriqueño José L. Ortiz.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment