Boca piensa en 2020: la austeridad que se viene y los que podrían emigrarDeportes 

Boca piensa en 2020: la austeridad que se viene y los que podrían emigrar


¿Qué ocurrirá con Alfaro en Boca en 2020? Crédito: Mauro Alfieri

Marginado de la final de su sueño más grande, la
Copa Libertadores,
Boca se reconstruye una vez más y futbolísticamente ya piensa en el 2020, más allá de las agitadas aguas políticas en las que navegará el club hasta el próximo 8 de diciembre, fecha en que los socios elegirán al nuevo presidente.

Así como
Gustavo Alfaro pretende, en estos cuatro partidos, dejar a Boca en lo más alto de las posiciones de la
Superliga antes del receso, varios integrantes del plantel deberán aprovechar cada minuto para ratificar los motivos que los condujeron a la primera división xeneize.

De todas maneras, apenas dos contratos concluirán el próximo 31 de diciembre. Son los de
Carlos Tevez (cumplirá 36 años en febrero) y
Paolo Goltz (34). Lo curioso es que la continuidad o no de ambos será definida por la próxima dirigencia, que de acuerdo con el resultado de las urnas evaluará el trabajo del director deportivo,
Nicolás Burdisso, y el del propio Alfaro.


Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

En este contexto, resulta muy aventurado anticipar qué probables refuerzos pueden buscar Boca en enero. Por lo pronto, según anticipó el periodista Claudio Civiello en el programa
No todo pasa, que emite TyC Sports, el uruguayo
Nahitan Nandez podría romper en los próximos días su vínculo con Cagliari, de Italia, por un conflicto contractual y la primera alternativa del aguerrido volante sería volver al club de la Ribera. Pero aquí el asunto pasa por otro lado: ¿aceptaría Nandez un salario muy inferior al que recibió hasta julio?

Sucede que, según averiguó LA NACION, habrá muchísima austeridad en la entidad xeneize durante los próximos cuatro años, y el foco económico de todos los candidatos está puesto en evitar incorporaciones rutilantes y en dólares que pongan en riesgo la economía del club y en potenciar a sus divisiones inferiores, para aprovecharlas mucho más en la primera. El objetivo es que casos como los de
Marcelo Weingandt y
Nicolás Capaldo, promovidos este año por Alfaro, sean costumbres y no excepciones.


A Nandez le gustaría volver a Boca Fuente: Archivo – Crédito: Daniel Jayo

Los rumores no solamente se enfocan en los posibles refuerzos. Boca también está alerta a lo que pueda ocurrir en lo referido a desvinculaciones. Hay tres futbolistas por los que el club recibirá ofertas jugosas. El primero es
Esteban Andrada, de extraordinario presente. Aún no salen a la luz los nombres de las instituciones, pero el destino del mendocino podría estar en Europa, en caso de que él decida emigrar. Si eso ocurre, el club seguramente repatriará a
Agustín Rossi (a préstamo en Lanús, donde está realizando un muy buen torneo) y afianzará a
Manuel Roffo como arquero suplente. Otro es
Iván Marcone, por quien Cruz Azul iniciaría gestiones una vez que el club xeneize tenga nuevo presidente. Por último, así como se llevó a Cristian Pavón, Guillermo Barros Schelotto buscará seducir a
Mauro Zárate, para llevárselo al L.A. Galaxy.

En el caso de
Ramón Ábila, la permanencia está atada a lo que ocurra con su amigo Carlos Tevez. Tanto Jorge Ameal como José Beraldi, los dos candidatos que lucharán con más fuerza contra el oficialista Christian Gribaudo, quedaron molestos por el fuerte involucramiento del referente en la elección de 2015, y en caso de ganar no les temblaría el pulso para decidir la no renovación del Nº 10. Incluso, y más allá de su lindo gol del último domingo a Arsenal, creen que el ciclo futbolístico del atacante en Boca está concluido. En ese sentido, consideran que con Tevez también debe partir Wanchope.


El futuro de De Rossi también está atado a lo que suceda con las elecciones en Boca y el futuro de Burdisso Fuente: Reuters

El resultado de la elección también puede definir el futuro de
Daniele De Rossi. Si continúa el oficialismo, el italiano buscará revancha en el primer semestre de 2020 con la camiseta xeneize. Si hay un cambio de mando, muy posiblemente tenga que hacer las valijas y volver a Roma.

Vélez en Liniers, Unión en La Boca, Argentinos de local y Rosario Central en el Gigante de Arroyito son las cuatro paradas que tiene el Falcon Sprint de Alfaro antes del receso. Y en cada una de esas postas habrá evaluaciones que recién verán la luz el año próximo, cuando las aguas políticas se calmen y el club de la Ribera inicie un otro ciclo, con un nuevo presidente.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment