San Lorenzo: Gorosito está a un paso del regreso que siempre buscóDeportes 

San Lorenzo: Gorosito está a un paso del regreso que siempre buscó


Gorosito, cada vez más cerca de volver al Ciclón Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

En la Argentina es moneda corriente: semana tras semana, los entrenadores conviven con la oscuridad del desempleo. En lo que va de la
Superliga ya son siete los técnicos que dejaron sus cargos: Lucas Bernardi, Hernán Crespo, Darío Ortíz, Juan Pablo Vojvoda, Gustavo Álvarez, Sebastián Beccacece y Juan Antonio Pizzi. Salvo casos puntuales, se camina con la soga al cuello. Es la realidad. Y si se habla de los equipos grandes, aparece una estadística que resalta ese recambio permanente. Desde que Marcelo Gallardo asumió en River en 2014, fueron 22 los entrenadores que circularon por lo principales clubes del país: Boca tuvo cuatro distintos, mientras que por Independiente, Racing y
San Lorenzo pasaron seis.

De este modo, el Ciclón es
uno de los equipos que más modificaciones sufrió en estos años. A partir de la salida de Edgardo Bauza, con quien la entidad azulgrana obtuvo la Copa Libertadores 2014, ya nada fue lo mismo en Boedo. Con mayor o menor suerte desfilaron Pablo Guede, Diego Aguirre, Claudio Biaggio, Jorge Almirón y Juan Antonio Pizzi. Ahora, todos los caminos conducirían a
Néstor Gorosito para que tome las riendas del plantel.

Pipo -este martes dirigiría su último compromiso en Tigre- estuvo en San Lorenzo entre 2003 y 2005, cuando dirigió 42 partidos, de los cuales ganó 19, empató 12 y perdió 11. Una cosecha del 54% de los puntos disputados. “En esa época el club estaba fundido y salimos subcampeones. Hoy estoy mucho más maduro”, dijo el DT en TyC Sports. Es decir, Gorosito sería el sexto entrenador del Ciclón en los últimos cuatro años.


Gorosito, listo para regresar a San Lorenzo después de casi quince años Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

El primero en el listado fue Guede, que comandó desde enero de 2016. En febrero, bajo su tutela, San Lorenzo goleó a Boca 4-0 y celebró la Supercopa Argentina. Aunque lo que asomó renovador finalizó como un híbrido entre lo que proyectó y lo que ejecutó. La abultada caída en la final del Torneo Transición -ante Lanús por 4-0- fue minando el camino del DT. Aparecieron diferencias de pensamientos y valorización de algunos futbolistas, como el caso de Juan Mercier.

El comienzo resultó arrollador, pero el desenlace fue confuso: Bernardo Romeo, por entonces manager, recibió un llamado de Guede desde Málaga, donde disfrutaba de sus vacaciones, manifestándole que su trabajo en Boedo no continuaría.

No me sorprendería que Gorosito se vaya. Hay una relación adulta y de nada sirve disimular cuando la realidad habla por sí sola. Si San Lorenzo oficializa su interés, negociaremos con ellos

Ezequiel Melaraña, presidente de Tigre

Diego Aguirre asumió la dirección técnica del Ciclón el 27 de junio de 2016 y desde el primer día apuntó que los torneos internacionales figurarían dentro de sus principales objetivos. Con un segundo semestre en los que exhibió producciones atractivas, su gestión caracterizada por los altibajos se fue debilitando en 2017. En ese año sobraban los dedos de una mano para contar las buenas actuaciones: Atlético Paranaense y Emelec, ambas de visitante en la Copa Libertadores, aparecían en ese radar. A los tumbos superó algunas fases de la Copa Argentina, pero fueron eliminados por Morón. El desenlace de la historia se dio en la Fortaleza de Lanús, cuando el elenco del Sur lo eliminó por penales en cuartos de final del máximo torneo continental.

Claudio Biaggio, conocedor en profundidad de las inferiores azulgranas, asumió un interinato que con el transcurrir de los partidos dejó de serlo. En un principio, Pampa tuvo números que levantaron al Ciclón, aunque el plan del club fue austero ante tantas billeteras abultadas en políticas de refuerzos. En noviembre de 2018, la caída contra Temperley en la Copa Argentina le puso punto final al ciclo de Biaggio, siempre observado de reojo. Ya eliminado de la Sudamericana, alejado de los puestos de vanguardia en la Superliga, el DT decidió dar un paso al costado después de un año en el cargo, en el que cosechó 19 victorias, 13 igualdades y 11 caídas.


Tinelli y Lammens, los conductores de un San Lorenzo que cambió varias veces de técnico en los últimos años Fuente: Télam – Crédito: Luciana Granovsky

Rápidamente, San Lorenzo contrató a Jorge Almirón, un hombre de ideas claras y concretas. “Tiene un estilo que nos encanta”, aseguraba
Marcelo Tinelli. Con su vocación ofensiva el DT trató de frenar el sangrado azulgrana y reacondicionar el equipo. Lo cierto es que su ciclo se caracterizó por el pobre rendimiento dentro de la cancha y la acumulación de malos resultados con 26 sobre 75 puntos posibles (apenas 4 partidos ganados, 14 empatados y 7 perdidos).

En junio de este año, Juan Antonio Pizzi llegó a San Lorenzo con la espalda ancha tras la obtención del título local en 2013. Una condición que daba lugar para que los hinchas azulgranas dejaran abiertas sus ilusiones. Pero la realidad fue dura y acumuló más tragos amargos que alegrías. Desgastado por los malos resultados y por la pobre respuesta anímica del equipo en los últimos partidos, el santafesino se marchó con una triste sentencia: “No encuentro la manera de llegarles a los jugadores”. Apenas dirigió 13 encuentros: cinco victorias, dos empates y seis derrotas.

Es parte de la realidad: los planteles de San Lorenzo no fueron conservando la calidad de otros años. Aunque achacar la responsabilidad del momento sólo a los entrenadores sería injusto. Los jugadores y la dirigencia también deberán asumir su cuota de responsabilidad, tal como ayer aseguró Tinelli.

El vicepresidente de San Lorenzo utilizó su cuenta de Twitter para evaluar la compleja actualidad del Ciclón. “Este es el momento más difícil desde que asumimos en el 2012. Hoy necesitamos que todos los cuervos apoyen, pero no a esta comisión directiva (hay elecciones en diciembre), sino al equipo en general. Aquellos que no estén convencidos que den un paso al costado, sean directivos, jugadores o técnicos. Nosotros como dirigentes tenemos que aprender de los errores y corregirlos, los entrenadores tienen que morir por dirigir estos colores y los futbolistas deben dejar el alma en cada partido. El que crea que no puede, no debe o no está a gusto por el motivo que sea, no tiene que estar en San Lorenzo”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment