Dólar y tarifas: entre la certeza del cepo y la falta de señalesEconomía 

Dólar y tarifas: entre la certeza del cepo y la falta de señales

El fortalecimiento del cepo resultó efectivo para frenar al dólar oficial en el corto plazo en lo que constituye casi la única medida acordada para la transición entre el gobierno actual y el de Alberto Fernández que comenzará el 10 de diciembre.

El Presidente electo sigue sin enviar a sus referentes en materia económica a hablar con los funcionarios salientes que, a su vez, se concentran en preparar informes detallados sobre lo hecho en su gestión.

Surge con nitidez que el gobierno entrante se encolumna detrás del mensaje de la vicepresidente electa de la noche del 27 de octubre. Cristina Kirchner remarcó que Mauricio Macri tiene la obligación de gobernar hasta el 9 de diciembre, dia previo al traspaso del mando.

Probablemente, así como los funcionarios salientes confeccionan un informe de lo actuado, los entrantes (Cecilia Todesca es la principal candidata a ser la ministra de Economía) están  generando otros para destacar las malas condiciones de inicio en materia de inflación, pobreza y desempleo. Una herencia pesada suele ser un argumento contundente para pedir esfuerzos a la población.

Mientras tanto comerciantes, empresarios, banqueros y productores del campo y la industria siguen a la espera de señales en medio de una transición que parece eterna si se tiene en cuenta que, para el mundo de los negocios, Alberto Fernández ya era considerado presidente después de las PASO del 11 de agosto.

Transcurrieron cuatro meses desde aquella elección testimonial y la economía sigue navegando sin otras señales que no sean la escasez de divisas y las decisiones protectivas en materia de precios de todos los jugadores de la cadena comercial.

Una señal que sí emitió el Presidente electo fue la de “desdolarizar” las tarifas aunque sin precisar el alcance. Hoy el precio del gas está “dolarizado” en el 60% y la generación de energía eléctrica en 50%.

En ambos casos, tanto el transporte como la distribución, están “pesificados” y se ajustan por la inflación.

En el caso de los combustibles, tanto en naftas como en gasoil, los precios están compuestos en 40% por impuestos y 10% por biocombustible que se fija en pesos y el 50% restante está referenciado en dólares.

La petroleras sostienen que los precios de los combustibles están atrasados un 15% y en el el caso de las compañias de gas y electricidad el atraso rondaría 35% a partir de la decisión del Gobierno de postergar los aumentos.

Las señales sobre un sendero posible para la economía de los próximos años continúan siendo difusas y entre las que si existen están los vencimientos de deuda de US$1511 millones de este mes y US$2550 millones del próximo que la Argentina deberá afrontar aún en medio de las dudas y un modesto nivel de reservas.

El cepo cambiario, y la fuerte devaluación de 58% del peso en el último año mantienen estabilizado al dólar permitiendo que la política tome su tiempo para definir un rumbo sobre temas altamente sensibles como el futuro de la deuda o las bases para pensar en volver a crecer.

Articulos relacionados

Leave a Comment