Las donas invaden Buenos Aires: dónde probar la típica factura yanquiEspectáculos 

Las donas invaden Buenos Aires: dónde probar la típica factura yanqui

Un poco gracias a la proliferación de culturas, otro poco gracias a la evolución de la comida rápida, otro poco gracias a la existencia de Los Simpson y otro poco gracias a la pasión de determinadas masas por el consumo de productos estadounidenses, en Buenos Aires las panaderías tienen nuevos contrincantes. Los locales de donas, esas facturas redondas, esponjosas, rellenas y glaseadas de todos los colores posibles, en los últimos años se reprodujeron con bastante efectividad en la ciudad, generando grandes redes de seguidores y hasta su incorporación en las apps de delivery.  

Las donas -o donuts, o doughnuts en su idioma original- no vienen a desbancar a las medialunas, los churros o las bolas de fraile (quizás su pariente más cercano) en el territorio nacional: sería muy difícil que ocuparan ese lugar en el corazón de los argentinos. Pero sí son un buen acompañamiento eventual para el café de paso, por ejemplo, o para un desayuno grupal de oficina. ¿De dónde vienen, exactamente? Se dice que son originarias de Holanda y que fueron transportadas por inmigrantes a lo que hoy conocemos como Nueva York, allá por el siglo XVI. Están hechas de masa frita en grasa, suelen tener rellenos frutales o cremosos y llevar alguna cobertura o topping dulce

Si ya las probaste y querés ampliar tu mundo de sabor, o todavía no tuviste la oportunidad de tener una en tus manos, no te resignes a probar las del Starbucks más cercano (no son las mejores): te recomendamos apersonarte o pedir tu envío en uno de estos lugares.

  • Donut Therapy (Thames 1999, Palermo). Hace más de dos años, Gustavo Castillo y Allie Lazar empezaron a hacer donas puertas adentro por diversión. Al tiempo hicieron sus primeros pop ups en cafeterías y, ya en agosto de 2018, lograron abrir su propia tienda. Son las mejor ponderadas en estos pagos y conviene seguir la cuenta en Instagram para estar al tanto de las variedades disponibles, que rotan con frecuencia. 
  • Don Us Company (varias sucursales en San Isidro, Paseo del Bajo, Martínez, Ramos Mejía, Lomas de Zamora, Ballester, Recoleta, Villa Devoto, Caballito, Villa Urquiza, Núñez, Belgrano, Palermo y en el centro porteño). Ya citando la cantidad de puntos de venta que tiene esta cadena nos podemos dar cuenta de que las donas están teniendo un momento de éxito. El imperio Don Us Company empezó llamándose Magic Donut y arrancó por la misma época de los inicios de Donut Therapy, en 2017. Muy fáciles de conseguir para satisfacer antojos, tientan especialmente por sus rellenos pornográficos de dulce de leche y Nutella. Hay delivery vía Glovo.
  • Williamsburg (Arenales 3360, Palermo y Av. del Libertador 6037, Belgrano). Era esperable que la fiebre hamburguesera decantara en otro tipo de productos, también asociados al fast food. Esta mini cadena, que creció a pasos agigantados después de ser elegida como la mejor hamburguesería de la ciudad, sumó a su menú las “Willy Wonuts”: 12 variantes diferentes de donas, que vienen en sabores como Chocotorta (con relleno de este postre típico y Chocolinas trituradas), Glaseada (de limón con semillas de amapola) o Unicornio (con glaseado blanco y brillantina de colores). 
  • Donut Garage (Moldes 1698, Belgrano). Es uno de los proyectos más recientes: aunque estuvieron dando vueltas por Buenos Aires durante un año, en pop ups y sacando pedidos por delivery, la gente de Donut Garage recién abrió al público en agosto. Con la promesa de ir cambiando el menú todos los meses, hay un elenco de 14 estilos de donas bastante tradicionales, entre las que figuran la Peanut Caramel (glaseado de dulce de leche y garrapiñada de maní), la Flan brulee (rellena de flan “de la nona”) y la Boston Cream (rellena de pastelera y bañada en chocolate belga). También venden bagels y siguen haciendo envíos por PedidosYa, Glovo y Rappi. 
En esta nota:

Articulos relacionados

Leave a Comment