Laurent Simons, el niño belga que está a punto de terminar la universidad con solo 9 añosSociedad 

Laurent Simons, el niño belga que está a punto de terminar la universidad con solo 9 años


Laurent Simons es belga, tiene 9 años y un coeficiente intelectual de 145, cuando la media está entre 85 y 115 Crédito: Instagram

Laurent Simons, un niño belga de 9 años, está estudiando ingeniería eléctrica en los Países Bajos. El próximo mes de diciembre se convertirá en uno de los graduados universitarios más jóvenes del mundo.

21 de noviembre de 2019  • 08:42

Tiene solo 9 años y está a punto de convertirse en uno de los graduados universitarios más jóvenes del mundo.

Laurent Simons, un niño de la ciudad belga de
Ostende, está estudiando
ingeniería eléctrica en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, en los Países Bajos.

El pequeño Laurent está viviendo su vida académica a bastante velocidad.

Laurent ya estaba en la escuela secundaria a la edad de 6 años. Y, si todo va conforme al plan, se graduará de la universidad el próximo mes de diciembre.

“Hice el primer año de mi escuela primaria y luego fue cada vez más rápido. Hice los cinco años restantes en un año. Hice mi escuela secundaria en un año y medio. Y en la universidad avanzo un curso todas las semanas”, le dijo el niño a la BBC.

Un niño especial

Con una memoria fotográfica y un coeficiente intelectual de 145, se ha ganado que lo llamen “niño genio”.

El puntaje promedio del coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) para personas de todas las edades
es de 100, con rangos que oscilan entre los 85 y los 115.

Solo unos pocos elegidos superan ese rango y los que llegan a los 140 puntos en un test de inteligencia pasan directamente a ser considerado “superdotados”.

Su padre, Alexander, le dijo al programa Newsday de la BBC que fueron sus abuelos quiénes se dieron cuenta de que Laurent era especial.

“Pero todos los abuelos dicen que sus nietos son especiales, así que no lo tomamos en serio”, contó
Alexander Simons.

Laurent quiere estudiar medicina con el objetivo final de crear órganos artificiales

Explicó que después, en la escuela primaria, fueron los profesores quienes confirmaron que su hijo efectivamente tenía un don.

“Los profesores le daban tareas extra, pruebas extra, y él las resolvía muy rápido”, dijo.

“Lo hizo todo realmente rápido. En Bélgica la escuela primaria son seis años y él la completó en dos”.


Laurent Simons tiene un coeficiente intelectual de 145 Crédito: Getty Images

“No se saltó nada”

Después, en la secundaria, sus padres pensaron que iría más lento por la mayor cantidad de materias, pero la completó en año y medio, incluso más rápido que la escuela primaria.

“No se saltó nada, solo lo hizo más rápido: mientras los otros niños iban párrafo a párrafo, o página a página, él iba libro tras libro”, contó su padre.

El pequeño genio contó que en su tiempo libre le gusta jugar con su perro, ver Netflix y jugar a los videojuegos con sus amigos

Laurent le contó a la BBC que consideró “aburrida” la escuela, pero que no se sintió raro, aunque a veces lo ponían en una clase separada a él solo porque iba mucho más rápido que los demás.


Laurent Simons tiene un coeficiente intelectual de 145 Crédito: Getty Images

El pequeño genio contó que en su tiempo libre le gusta jugar con su perro, ver Netflix y jugar a los videojuegos con sus amigos.

Su padre dijo que Laurent aún jugaba con los mismos amigos que tenía cuando era más pequeño.

Un objetivo ambicioso

Ahora, aunque no pasa tanto tiempo con sus compañeros, su familia cree que Laurent está en el lugar correcto.

A Laurent le gusta soldar y como a muchos niños de su edad, también le gustan los robots, pero no estamos hablando de juguetes.

Laurent es mucho más ambicioso que eso: quiere estudiar medicina con el objetivo final de crear órganos artificiales.

“Mi objetivo es realmente extender la vida, reemplazar partes de seres humanos por tecnología, por ejemplo, órganos artificiales y brazos de robots, piernas de robots, cosas así”, le contó a la BBC.

Cuando le preguntan si quiere lograr eso para beneficiarse él mismo, responde que no. Lo quiere hacer “para otras personas, para los abuelos”.

El siguiente paso: estudiar un posgrado. Con todo esto no cuesta entender por qué lo llaman “niño genio”. Ahora solo cabe imaginar lo que podrá hacer en un par de años más.

ADEMÁS

Articulos relacionados

Leave a Comment