River-Flamengo: la final que se verá en 169 países y hasta en aviones y crucerosDeportes 

River-Flamengo: la final que se verá en 169 países y hasta en aviones y cruceros


Gallardo al frente, D´Onofrio detrás. La ilusión de River, rumbo a Lima Crédito: @RiverPlate

LIMA.-
River espía la quinta
Copa Libertadores. En sus vitrinas, descansan los trofeos de 1986, 1996, 2015 y 2018, los dos últimos, parte del magnífico recorrido de
Marcelo Gallardo en cinco temporadas y en proceso de seguir cazando la historia.
Flamengo se desvive por la segunda. En sus vitrinas, convulsionadas por el respaldo de 40 millones de hinchas, algo así como un país entero vestido de rojo y negro, apenas hay una: la de 1981, 38 años atrás. Una marea de pasiones y excesos contenidos se pasean por las calles de la metrópolis de la mejor cultura culinaria en esta parte de mundo.

Lima es la meca del buen comer y, por estas horas, está atragantada de futboleros con bandas rojas y cariocas entusiastas de miradas amenazantes. Los hay en todos lados: en escalas en Santiago, Chile, en el arribo a Lima, detrás de cada esquina. Llegan por tierra y por aire. Se citan por “la gloria eterna”, como le agrada decir a la Conmebol, que hizo un curso intensivo de logística -algo menor a la final de todos los tiempos, un año atrás, en Madrid-, para abandonar el estadio Nacional y los conflictos sociales de Chile, y asentarse en Perú, en el estadio Universitario, una suerte de elefante blanco para unos 80.000 espectadores.


La despedida de los hinchas de River, en el Monumental Fuente: AFP

La finalísima será el próximo sábado, a las 17 de nuestro país. River es el campeón, Flamengo es el favorito. River tiene impregnado el moderno sello distintivo de sentirse copero, Flamengo es la soberbia formación que no pierde desde hace 25 partidos. La primera final única de la historia, sin embargo, no tendrá el calor y el ojo clínico exclusivo de los miles de privilegiados que estarán en la cancha. Habrá muchos más. Y no se trata de la caravana millonaria, del Monumental a Ezeiza. O la efervescencia de Flamengo, que abrirá dos estadios para vivir el encuentro. Serán Millones. Por aire y por tierra, en un suceso inédito.

Una audiencia potencial de 5 mil millones de personas en 169 países. Por primera vez en la historia, el encuentro podrá ser seguido en vivo desde vuelos y cruceros internacionales gracias al acuerdo firmado con el canal Sport 24, una señal internacional de deportes. La proyección alcanzará cifras históricas de audiencias. “Estamos muy orgullosos de poder llevar la magia y pasión del fútbol sudamericano cada vez a más gente en todo el mundo. Sin duda el formato de final única despierta un gran interés dentro y fuera de nuestras fronteras generando una gran oportunidad para proyectar la mejor imagen de nuestro fútbol”, señala Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol.


Los hinchas de Flamengo se abalanzan sobre el bus que llevó al plantel al aeropuerto Galeao, en Río de Janeiro Fuente: Reuters

Ese es el concepto: acabar con la mística de la antigua Libertadores, convertida en un suceso de vanguardia mundial. Algo así con lo qye ocurre con la Copa Davis. Lógicamente, la transformación despierta nostalgia. ¿Hasta dónde el negocio lo supera todo? Lo cierto es que habrá un gran impacto internacional con una audiencia histórica que podrá disfrutar en vivo de la competición de clubes más importante del fútbol continental.

Y además, será una fiesta del fútbol más allá de la pelota. Está previsto un show musical en la antesala. El espectáculo, que comenzará aproximadamente 30 minutos antes del partido, contará con la actuación en vivo de artistas internacionales como Fito Páez, la estrella colombiana Sebastián Yatra; la carioca Anitta y la ascendente Tini Stoessel. También cantará la banda porteña Turf, suerte de clásico en la historia deportiva reciente de River. “Es un orgullo poder contar con artistas de esta talla internacional que van a poner el broche de oro a una jornada de grandes emociones” señala Claudia Cortázar, gerente de marketing.

Y luego, sí: habrá un partido. Y un campeón, el de la “gloria eterna”.


Se riega el césped del estadio Monumental, sede de la final de la Libertadores Fuente: AFP

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment