Martín Guzmán, un académico que llega de EE.UU. con un plan duro para negociar la deudaEconomía 

Martín Guzmán, un académico que llega de EE.UU. con un plan duro para negociar la deuda

La oficina de Martín Guzmán (37) en el Uris Hall de la Universidad de Columbia apila más de una veintena de libros. La mayoría fueron escritos por su mentor, Joseph Stiglitz (Nobel de Economía). Otros son en coautoría entre ambos. Si el argentino tiene que elegir uno para obsequiarle a sus visitantes toma uno de tapa dura, con el título ‘Too little, too late’. En español quiere decir algo así como ‘Demasiado poco, demasiado tarde’. Se consigue sólo en inglés y es una recopilación de artículos técnicos. Pero da una buena idea de la hoja de ruta que podría recorrer Guzmán. El ministro tiene un plan.

La tesis del libro es que los países que no resuelven de raíz la carga de la deuda imponen costos “enormes” sobre sus sociedades y deprimen las condiciones para que la economía se recupere. Calculan que desde 1970 más de la mitad de los experimentos de reestructuración y reperfilamiento con el sector privado fueron seguidos por otra reestructuración o default en el lapso de cinco años. El ministro de Economía de Alberto F. y sus coautores proponen en el libro reformas contractuales y negociaciones a través de asociaciones y organismos internacionales (como la Asociación Internacional de Mercados de Capitales y las Naciones Unidas), para despejar el horizonte y evitar que las economías se hundan en la recesión y conflictos legales. Primer dato a tener en cuenta entonces con el nombramiento de Guzmán: Alberto Fernández no quiere que le pase con la economía lo que le sucedió a Cristina en 2011-2015. 

Mirá también

Ahora, ¿por qué Guzmán y no Guillermo Nielsen, Emmanuel Alvarez Agis o Martín Redrado? Hay muchas lecturas (y habrá) sobre esta decisión. Algunos ponen foco en cuestiones de carácter personal, preferencias de Cristina Kirchner y demás especulaciones. Pero hay una económica. Y no es un detalle porque desde la semana que viene la economía tomará un sendero muy distinto al que habría recorrido de la mano de Agis, Nielsen y Redrado. ¿Cuál es?

Guzmán entiende que el problema central que enfrenta el país es la deuda. Y que si no lo resuelve, no habrá forma de implementar un programa macroeconómico que le permita recuperarse. “Argentina necesita una negociación bastante más elaborada y compleja que la de otros países”. Guzmán no sólo piensa que hay que incluir el capital en la negociación sino también los intereses. Anoche el economista jefe de un banco extranjero ya hacía cuentas: “Tal vez quitan 50% a los intereses y 20% al capital, o 40% a todo”.

Volviendo a por qué Guzmán y no Agis, Nielsen y Redrado, el tema es que este ministro de Economía garantiza una negociación menos permeable a los intereses de los bondholders. Agis decía que el FMI iba a pedirle a la Argentina una quita a los bonistas del 50% y eso intranquilizaba a los fondos de inversión. Muchos de ellos se lo dijeron en persona a Fernández en su búnker de la calle México. Nielsen opinaba igual. Los bancos extranjeros quieran que el FMI se corra del medio en la negociación. Pero Kristalina Georgieva no vería con malos ojos que Argentina diseñe una reestructuración dura con los bondholders: cuanto más despeje Argentina su programa financiero, Georgieva tendrá más chances de cobrar parte del préstamo. El FMI es acreedor privilegiado y hoy el terror de Wall Street es que el organismo se ponga primero en la fila a la hora de cobrar. “Ya estamos hablando con el FMI”, dijo ayer Fernández. ¿Estamos hablando sobre qué? ¿Si Argentina no pedirá lo que resta del préstamo? ¿Será sobre la reestructuración?

El ministro de Economía tendrá el apoyo del progresismo internacional y se apoyará en él durante los primeros meses. Cerca de él dicen: “La tiene pensada, tiene un plan y no mostró el juego todavía…”. Buscará que la reestructuración de la deuda en vez de ser ‘Demasiado poco, demasiado tarde sea suficiente y rápida.

Discípulo de ‘Joe’ Stiglitz, un crítico del FMI y el Banco Mundial

Martín Guzmán no es profesor en la Universidad de Columbia. Es investigador. Cuando completó su doctorado en Brown University, fue contratado por Joseph Stiglitz para incorporarse a su equipo y un proyecto sobre resoluciones deudas soberanas. El contrato inicial duró un año pero luego se quedó y escribieron varios libros en coautoría.

Stiglitz tendrá un rol de diplomacia financiera en la operación que Guzmán pondrá en marcha. Para el ministro hay tres elementos clave en ese proceso que menciona: un programa macroeconómico, un reperfilamiento que establecerá qué espacio tendrá Argentina para sus políticas públicas a futuro y la renegociación del programa con el FMI. “Estas tres cosas tienen que ocurrir juntas”.

El trabajo de Stiglitz será para que así ocurra. Es un economista estadounidense que realizó aportes únicos que le valieron el Nobel (el concepto de información asimétrica y cómo impacta en la economía). Después saltó al terreno de los organismos internacionales (fue el economista jefe del Banco Mundial) y cuando se retiró se volvió un gran crítico de la burocracia de Washington porque cree que las recetas que aplican esos organismos no sirven para ayudar a los países.

Stiglitz apoyó los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner -mantuvo reuniones con ambos- y últimamente escribió columnas criticando las políticas de libremercado y la liberalización financiera. Sin duda su figura, reconocido a nivel mundial, ayudará la tarea de su colaborador en la Universidad de Columbia.

Guzmán, por su parte, conoce expertos en Estados Unidos que han trabajado en el Tesoro y en el Departamento de Estado, que siguen de cerca el caso argentino. No son muchos en definitiva. “Tiene un plan”, cuentan a su alrededor. No se sabe exactamente cuál es ese programa además de ofrecer una reestructuración dura a los tenedores de bonos.

Guzmán es amigo de Kulfas y discute frecuentemente economía con Daniel Heymann, un histórico de Economía de la UBA. Días atrás cenaron ambos en París.

Hace unas semanas su nombre cobró relevancia para ocupar algún cargo destacado en el futuro gabinete económico de Alberto Fernández. Ayer se confirmó que será el ministro de Economía. En el camino quedaron Guillermo Nielsen, Martín Redrado y Emmanuel Agis.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment