0%
Posted inEconomía

Se avanzó con el trabajo sucio de la economía, dice Mauricio Macri: ¿pero alcanza para crecer?

Se avanzó con el trabajo sucio de la economía, dice Mauricio Macri: ¿pero alcanza para crecer?

La última Carta de Jefatura de Gabinete se titula ‘Bases firmes para la economía argentina’. En su arranque recuerda que las únicas dos veces que el país logró crecer de manera consecutiva en los últimos 40 años fue luego de profundas crisis. Se refiere a las etapas de comienzos de los noventa y en los primeros años del gobierno de Néstor Kirchner. “Aprovechando este punto de partida, y sumando otros factores, nuestro país logró enlazar varios años de crecimiento”.

¿Se repetirá la Historia? Algo de eso sugiere el Gobierno. Esta semana se confirmaron las cifras de la debacle que atravesó el país en 2018 (el PBI cayó 2,6% y el salario real 12,1%). Pero el documento pone énfasis en que la actividad mes a mes a dejó de caer. Se ilusiona con que el país podría volver a hilar varios años de crecimientos – la última vez que lo hizo fue 2003-2008-, si avanza en equilibrar las cuentas fiscales y externas.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Ahora, ¿es así como dice el Gobierno y expuso Mauricio Macri en el Congreso el viernes? Clarín consultó a cinco siguientes especialistas. Acá, un resumen:

Martín Redrado, director de Fundación Capital.

“La actual administración recibió una economía desquiciada. Pero los errores de política económica empeoraron la situación, lejos de haberla normalizado. El Gobierno adoleció desde sus comienzos de una falta de visión integral de la problemática económica y social de nuestro país. De este modo, fuimos testigos de la eliminación del cepo cambiario sin un programa antiinflacionario, de aumentos de tarifas y de reingreso a los mercados internacionales. Todo esto bajo la promesa de generar una lluvia de inversiones. Si a esto se le suma un enfoque de metas de inflación “importado” de países que no tienen las distorsiones de nuestra economía el resultado fue una tormenta perfecta. Se sobrevaluó entonces el peso abaratando artificialmente las compras y turismo en el exterior. Como consecuencia se sumó una nueva distorsión a nuestra economía, el déficit de cuenta corriente. Resulta difícil entonces concluir que nuestra economía esta lista para crecer. Más bien parece un nuevo ejercicio al voluntariado. Al próximo gobierno le queda solo la posibilidad de enfrentar los problemas de fondo. Y solo lo podrá hacer con un plan económico integral que focalice en la convergencia de las variables macroeconómicas junto a la modernización de las estructuras legales y burocráticas”.

Marina Dal Poggetto, directora de Eco Go.

“La interrupción del financiamiento el año pasado a la Argentina puso fin a un gradualismo inconsistente: se utilizó deuda en dólares para manejar una herencia muy complicada. Un shock obligó a un ajuste agresivo en los desequilibrios fiscal y externo. La Argentina se volvió barata en la foto y las tarifas menos rezagadas que en el arranque. Pero los contratos de tarifas ahora empiezan a ser revisados. El margen de maniobra es ciertamente más acotado y requiere de consensos que hoy lucen difíciles de vislumbrar en una economía donde la indexación contractual se acortó. ¿Qué significa esto? Que no sólo afecta la capacidad de la política monetaria para derrotar la inflación sino también la de asegurar una corrección fiscal. Y todo esto en un contexto donde la deuda con el mercado ya no es baja, y si bien aparece el FMI como prestamista de última instancia que aleja los riesgos de default de corto plazo, también lo hace como acreedor privilegiado a partir de fines de 2021. ¿Conclusión? Es una agenda complicada de por sí, dado que requiere romper la indexación y además implica que algunos sectores estén dispuestos a perder en la repartija. Esto se agrava en un año electoral donde los objetivos de la política de corto plazo son que el dólar funcione como semi-ancla para moderar la inflación y permitir alguna recuperación de cara a octubre frente a un esquema de flexibilidad cambiaria entre bandas muy anchas y con acotada capacidad de intervención en el medio. Esperemos no estar hablando en unos meses de la herencia de la herencia”.

Federico Muñoz, director de Muñoz & Asociados.

“El Gobierno ha llevado adelante una suerte de trabajo sucio en la restauración de equilibrios macroeconómicos básicos y la reparación de vicios y distorsiones que conspiraban contra las chances de expansión de la economía. Me refiero a la remoción del cepo cambiario, la resolución del default y la reconstrucción del sistema estadístico nacional; la superación de los retrasos cambiario y tarifario; la reducción del déficit fiscal primario; el saneamiento patrimonial del Banco Central; mejoras de competitividad y el puntapié inicial para el desarrollo de Vaca Muerta. De todos modos, para aprovechar esta oportunidad deberán darse al menos un par de condiciones: un mundo favorable y liderazgo político para que la macroeconomía sea consistente”.

Mirá también

Miguel Kiguel, director de Econviews.

“ Desde hace ya varios meses que la economía comenzó a transitar un importante rebalanceo macroeconómico desatado tras una disminución repentina en las oportunidades de financiamiento disponibles”. Kiguel, en su último informe, menciona que la corrección de los déficits fiscal y externo “hoy se da justamente en el medio de la recesión. En las recesiones anteriores, 2008/09, 2014 y 2016, la actividad económica logró recuperarse y volver a crecer mientras aumentaban el déficit fiscal y externo. Esta vez será diferente”.

Lorenzo Sigaut Graviña, economista jefe de Ecolatina.

“El trabajo duro no está hecho por completo. Alcanzar el equilibrio fiscal será un trabajo mes a mes y pese a que se arrancó bien el año en ese frente, aún falta. Además, el déficit financiero es elevado porque los intereses crecieron. Por el lado cambiario, el dólar no está aún competitivo y probablemente no alcance dado que cuando la economía se recupere las importaciones también lo harán”.


Deja un comentario