0%
Posted inEspectáculos

Hernán Cattáneo, el hombre de familia que domina las fiestas electrónicas: “Soy un tipo de día que trabaja de noche”

Hernán Cattáneo, el hombre de familia que domina las fiestas electrónicas: “Soy un tipo de día que trabaja de noche”

Son las 10 de la mañana. Temprano, a priori, para entrevistar a Hernán Cattáneo, el Dj argentino que sorprendió a todos hace poco con su concierto Connected en el Teatro Colón, que también la rompe en el exterior y uno de los hombres que maneja la escena de la noche como ninguno. Pero, nobleza obliga, allí las únicas ojeras y señales de un despertar lento las presenta el periodista. “Yo soy un tipo de día, que trabaja de noche”, explica mientras recibe a Clarín en su casa.

En tanto, Hernán está activo, arriba desde las 7. Claro, su rutina dista del cliché de la imagen de un disc jockey. “Viven de madrugada” y “Son los que manejan la joda”, son algunos de los mandatos con los que vienen etiquetados. Pero basta escucharlo para que las carcasas de prejuicios se caigan. “Ya llevé a las nenas al colegio. Volví y ya me pongo a laburar hasta la tardecita”, cuenta éste hombre de familia de 53 años.

Hernán nos invita a conocer su estudio. Al entrar se nota su buen gusto y el resultado de una carrera exitosa, pero además se perciben los sueños logrados. “De chico quería tener mi espacio. Por suerte hace tres años volví a vivir a la Argentina después de 15 años y pude construir mi casa”. Más de 14 mil vinilos, otros miles de CDs, una colección de Star Wars y premios que corroboran el currículum interminable de Cattáneo es lo primero que llama la atención de su colección.

Hernán Cattaneo, en la intimidad de su estudio. Foto: Luciano Thieberger.

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Pero claro, allí también está su oficina. La que se describe fácilmente: una PC portátil y dos consolas de mezcla de última generación. Desde ahí se gestan los 200 shows por año que suele realizar alrededor de todo el globo terráqueo. Y también es la plataforma de lanzado para aquellos Dj’s emergentes que le envían más de 500 canciones por día para ver si pueden recibir su “padrinazgo”.

Cattáneo, a quien apodan “El Maestro” en los escenarios internacionales por esa variante menos dance y más lírica y sinfónica que predomina en sus universos musicales, ahora tiene un nuevo desafío: el 9 de marzo tocará en el Campo Argentino de Polo, en donde presentará Sunsetstrip, un set de seis horas que arrancará a la tarde y que le rendirá homenaje a la energía, la luz y la vibración que irradia el atardecer.

Hernán Cattaneo, en la intimidad de su estudio. Foto: Luciano Thieberger.

-Después del tremendo show que realizaste en el Teatro Colón, ¿tu meta es seguir popularizando y sacando a la música electrónica del lugar de nicho que le fue atribuído durante muchos años?

-Hace varios años que la escena electrónica se volvió popular gracias a la llegada de tipos como David Guetta, Dj Tiesto o Avicii. Lo que sí, me gusta ayudar a desterrar los prejuicios que hay con el estilo. La gente se imagina 10 mil personas todas amontonadas en una lata de sardina, con humo y a oscuras. Tratamos de corrernos de esos preconceptos. Por eso nos presentamos en el Campo Argentino de Polo, al aire libre, con pasto, el solcito y en el medio de la ciudad. El énfasis está puesto en decir: “Ok, la música no tiene nada que ver con lo que la gente se imagina con la electrónica y los problemas de la noche”.

-¿Te referís a las típicas frases cliché como “en las fiestas están todos empastillados” y ese tipo de comentarios cargados de prejuicio?

-Sin duda. Pero es como pensar que a todos los que les gusta el fútbol son barrabravas. Aprovecho mi popularidad para mostrar que eso no es así y pregonando con el ejemplo, porque yo no tomo alcohol y no consumo drogas, aunque eso no alcance. Y sí, se escucha todo el tiempo: “En la electrónica hay mucha gente que se droga”. Y lo cierto es que la música per sé no tiene nada que ver. Obviamente hay problemas con las cosas que la gente hace. Pero es algo más personal de cada uno. Nosotros, ya sean los organizadores de las fiestas o los Dj’s, hacemos todo lo posible para que esté todo bien y la gente se sienta cómoda, pero cada uno es dueño de hacer lo que quiere.

-¿Y cómo convivís con esta dualidad de ser un tipo nocturno, que va de fiesta en fiesta, y el hombre de familia que lleva a las nenas al colegio?

-En días de semana soy padre de familia. Me levanto todos los días a las 7, desayuno con las nenas y las llevo al colegio. Luego, a la tarde, las voy a buscar como corresponde. Vivo de Dj sólo los fines de semana. Primero, porque soy padre, y porque es mas ordenado además. Me funciona mejor así. Casi todos los fines de semana del año viajo a algún lugar del mundo. No soy un tipo de la noche. Soy un tipo de día que trabaja de noche. 

-¿Cómo es tu preparación para los shows? Porque vas en contra del cliché del Dj que vive de la joda y el reviente…

-El descanso es la parte más importante. Antes de ir a un show me duermo una siesta para llegar relajado. Me levanto tipo 18, 19 y después ceno algo livianito, un pescado con verduritas, o algo por el estilo. Además, siempre ando con frutas encima para mantener las energías bien arriba.

-¿Y es muy difícil mantenerse en el centro en tu ambiente sin dejarse llevarse por las tentaciones? A Avicii (el popular Dj fallecido en 2018) se lo devoró el fenómeno…

-El tema es que a la edad de conocer las drogas y el alcohol, yo ya estaba profundamente metido en la música, así que no fueron ni siquiera una tentación. No podés aguantar el ritmo de un Dj global si no te lo tomás en serio, te cuidás, comés y dormís bien. De chico, mi papá, que era un abogado muy conservador, no podía creer que yo quisiera hacer esto. De hecho era improbable el camino que terminé realizando. El quería que estudiara. Pero lo que me trajo acá es la pasión por la música. Nunca tuve otra necesidad. Ahora tengo una familia, hijas, una esposa increíble. La familia es el mejor ancla que podés tener. Avicii se perdió porque no estaba bien rodeado. Tuve la suerte de tratarlo en algunos eventos y, si bien no me di cuenta de esa oscuridad por la que pasaba, se notaba que era un tipo solitario. Y como digo, es más fácil quedarse en el centro si estás bien rodeado. Yo termino una fiesta en cualquier lugar del mundo, en Tomorrowland o donde fuera,  me voy al hotel y ya me quiero volver a casa a ver a mi familia.

-¿A la hora de trabajar estás en desventaja con Dj’s más jóvenes que no hacen esa doble vida?

-Mientras yo estoy haciendo de padre, hay muchos chicos que están metiéndole sin parar a las bandejas y me llevan horas de ventaja. Pero yo tengo algo que ellos no tienen: la experiencia. Más allá de que llevo 40 años en esto -porque toco desde los 12-, experimenté diferentes maneras de tocar y fui creciendo mientras iba creciendo a la par escena de la música electrónica. Además, cuando yo era joven trabajaba en Cinema desde las 10 PM hasta las 7 AM. En esa época se tocaba con vinilos. Y es distinto que ahora. Con vinilos había que saber tocar. Porque quedás expuesto: o la rompés toda o lo que hacés es un desastre. No había término medio. Entonces fueron horas y horas de práctica para dominar el arte del vinilo. Básicamente porque quería ser bueno en lo que hacía…La diferencia es que ahora hay muchos chicos que tienen la facilidad de conseguir computadoras que mezclan por vos.

-Igual pareciera que no tenés competencia…

-No compito contra nadie, pero los otros Dj tienen 25 años, sin novia ni hijos, y están toda la noche hasta las 6 de la mañana escuchando música y probando cosas. Yo ya lo hice; además, a esa hora yo me levanto para llevar a mis nenas al colegio, ja.

-Y cuando no estás viajando por el mundo, arriba de un avión o tocando en alguna fiesta, ¿qué hacés de tu tiempo libre en la Argentina?

-Lo cierto es que yo vivo para la música. Suelo escuchar cinco horas de música nueva todos los días. Como Dj también hago mucho trabajo de oficina en mi casa. Me llega material nuevo todo el tiempo y lo que hago es sentarme en la computadora y escuchar las 500 canciones que me mandan por día. Luego hago una selección de las 10 o 15 que más me gustan…

Hernán Cattaneo, en la intimidad de su estudio. Foto: Luciano Thieberger.

-¿Es algo habitual, o te mandan esa cantidad de canciones porque sos Hernán Cattáneo?

-Porque soy Cattáneo me llegan más, claro, pero a todos los Dj les mandan nuevos tracks. Hay un circuito. ¿Quién te los manda? Los chicos que hacen canciones con el deseo de que vos lo escuches, te gusten y hagas algo con eso. Ya sea ponerlos en un set, o pasarlos en mi programa de radio Metro, o editarlo en mi sello discográgfico Sudbeat, que se encarga justamente de eso, de empujar a jóvenes talentos a que crezcan en esta carrera.

-¿Y sos muy difícil de acceder o cualquiera tiene chances de mostrar la música que hacen?

-Tiene que ver con lo que hagas. Yo escucho la música, si me gusta la pongo y si no me gusta no la pongo. Si es el primer track que hacés en tu vida y me gustó, le voy a dar la dedicación y lo voy a hacer mejorar para que se luzca. No importa si es amigo o no el que lo haga. Hay gente que conozco hace años y me mandan material y les digo: “Vas bien, pero todavía falta”. Siempre me tomé el tema de la música muy en serio. A vos te puede gustar o no lo que hago, pero nadie puede dudar de que soy un profesional de esto.

Hernán Cattaneo, en la intimidad de su estudio. Foto: Luciano Thieberger.

-En definitiva, vas al orígen de la cuestion: sos un pasador de música…

-Sin dudas. Es que una de las cosas más entretenidas que tiene la música electrónica es la dinámica. Todo el tiempo hay música nueva. De hecho yo nunca hago dos sets iguales. Me nutro de muchos tracks que me mandan o que armo yo. Además, la tecnologia ahora te da una posibilidad que antes no: tunear el tema de otro, por ejemplo. Ponele que hago un tema de Björk o David Bowie, puedo reversionarlo y hacerle mis arreglos para que la gente no escuche lo mismo que escuchan en Spotify. Es una version que solo van a escuchar si te van a ver a vos.

En el año 2018, Cattáneo ganó el premio al mejor Dj en el género otorgado por Dj Awards de Ibiza. También fue reconocido como ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires por la legislatura porteña, todo un mérito y un gran paso ganado para el circuito de los Dj’s. Además, Hernán tiene su costado solidario: es el embajador de Alegría Intensiva/payasos de hospital (www.alegríaintesiva.org.ar).

-Son muchos los logros obtenidos a lo largo de tu carrera. ¿Qué es lo que te falta para coronarla?

-El haber sido nombrado como personalidad destacada de la cultura es un premio a la música electrónica. Es un reconomiento no sólo hacia a mí, sino para al resto de Dj’s que no tienen la visilibidad que tengo yo. Todos estos logros son buenísimos para la música. Lo mismo pasó con lo que hice en el Teatro Colón. En la previa generaba mucho preconcepto y tenía mucha gente en contra. La electrónica en Argentina nunca tuvo muy buena imagen, pero salió increíble y me gustaría seguir haciendo cosas por el estilo.

CL


Deja un comentario