0%
Posted inEconomía

Crece una novedosa forma de tener un auto sin comprarlo

Crece una novedosa forma de tener un auto sin comprarlo

Se paga solo el tiempo que se usa el auto Fuente: LA NACION

A la iniciativa de Toyota se suma esta semana Awto, que permite alquilar por tiempo limitado mediante una aplicación

La relación entre los jóvenes y el auto está cambiando la industria del automóvil en el mundo. Retrasados, esos cambios llegan a la Argentina. El tema sobre qué piensan los millennials al respecto fue el centro de un estudio de la consultora Bain & Company publicado en el diario italiano
La Stampa días atrás: para los nacidos entre 1984 y 1995, el vínculo entre ellos y el auto, explica el informe, es “más frío y menos emocional”, principalmente en las ciudades y debido al alto costo de mantenerlo. “Estamos mutando de una empresa industrial a una de servicios tecnológicos”, suelen decir los CEO de las compañías automotrices. Muchas ya tienen sus empresas de
carsharing en las principales ciudades del mundo. Por ejemplo, Volkswagen, General Motors y Mercedes-Benz empiezan a ofrecer opciones de movilidad en lo que se conoce como economía colaborativa.

El primer paso en el país lo dio Toyota a fines de noviembre pasado con el lanzamiento de Toyota Mobility Services. Desde esta semana comenzará a funcionar Awto, marca que ya opera en Chile y que en la Argentina se asoció con Nissan. La presentación oficial se hará, según contaron en la empresa, el 26 de este mes. Se trata del primer servicio de autos compartidos en el país con presencia en América Latina. “El mayor beneficio es que vos pagás solo por el tiempo que utilizás el auto y te evitás los costos de comprarlo y el flujo mensual de mantenerlo”, contó a la nacion Mariano Segarra, CEO de la compañía, creada por tres socios (Arturo Simone, Ariel Péculo y Juan Pablo Alvarado, dueños de RDA Renting), que compraron la marca y la tecnología.

“Es una iniciativa que ve la movilidad como un servicio combinado con tecnología”, afirmó Segarra, que dice que buscará impulsar la marca en la región. Por ahora llegarán a Buenos Aires, luego al interior y después buscarán llegar a Uruguay, Paraguay, Perú y Colombia. Brasil, dicen, será un desafío para más adelante.

El funcionamiento es sencillo. La aplicación de Awto funciona para iOS y Android. Hay que descargarla de cualquiera de esas tiendas y registrarse. Se sacan fotos del DNI, se hace una selfie y se valida la identidad. Luego se asocia una tarjeta de crédito y la autorización para usar la app se logra en 24 horas, confía Segarra. La aplicación tiene un sistema de geolocalización (un mapa) que muestra los autos disponibles, que no estarán en la calle, sino en shoppings, aeropuertos, grandes supermercados, estacionamientos y otras “estaciones”.

Los vehículos disponibles serán los Nissan Kicks y March. Se deberá hacer clic en el vehículo que se requiera en la ubicación elegida y así se reservará. El auto se abre a través de la aplicación. Las llaves estarán adentro.

El auto, que no puede salir del país, se devolverá en una “estación”. Habrá 25 centros, el 95% -por ahora- en la ciudad de Buenos Aires. Incluye combustible (cada usuario debe dejarlo con un cuarto de tanque), seguros y puntos de estacionamiento exclusivos. El costo por auto compacto es de $7,30 por minuto o $440 por hora ($2200 por día completo, que se considera tal a partir de la quinta hora de uso). Si el auto está estacionado, el precio se reduce al 50%. El modelo premium tiene un valor de $9,50 por minuto y $570 por hora. Según los cálculos de los ejecutivos de Awto, el usuario se ahorra un 30% si se comparan los gastos mensuales de tener un auto (unos $15.000) con usar Awto dos veces por semana. Además, el sistema permitirá que el usuario de un auto califique al anterior de acuerdo a cómo encontró el vehículo, según contaron en la empresa.

“Existe una tendencia mundial que indica que muchas personas ya no desean ser dueños de un auto y comienzan a considerar y preferir el uso compartido de vehículos, o que puedan usarlos cuando quieran y por el tiempo que quieran”, justificó Toyota durante el lanzamiento de su servicio, que permite alquilar los modelos Etios, Yaris, Corolla, Prius, Camry, 86, Innova, Hilux, SW4, RAV 4, Land Cruiser Prado y Land Cruiser 200. “Toyota Mobility Services es el primer paso de Toyota Argentina en la transición de ser una compañía fabricante de automóviles a ser una empresa de movilidad”, dijo Daniel Herrero, presidente de la filial local. En tres meses de funcionamiento, hubo ya alrededor de 700 alquileres, contaron en la firma japonesa.

Las demás terminales están aún un paso atrás, por lo menos con sus planes en el país. Mercedes-Benz tiene su servicio de
carsharing desde 2015, llamado Car2go. Opera en Estados Unidos y Europa con los Smart, Clase A y Clase B. Lo mismo ocurre con Maven, de GM, solo disponible en 17 ciudades del país de Donald Trump. Allí ofrecen el Chevrolet Bolt Ev, Chevrolet Malibu y la GMC Yukon. Volkswagen, en tanto, comenzará a impulsar WeShare este año en Berlín y, a partir de 2020, en Estados Unidos y otras ciudades europeas.

Hoy, ni Ford, ni Honda, ni FCA (Fiat Chrysler Automobile) ofrecen servicios ni tienen pensado hacerlo en el país, según dijeron a la nacion. Semanas atrás se presentó MyKeego, fundada por los hermanos Rodrigo y Gerónimo Pérez Terra. Sus operaciones de
carsharing, por ahora, se concentran en Nordelta. En esta primera etapa tienen diez puntos para retirar y devolver autos.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.


Deja un comentario