0%
Posted inEconomía

Desocupación: el Gobierno se prepara para recibir cifras más altas

Desocupación: el Gobierno se prepara para recibir cifras más altas

Si la tasa de desempleo aumentó hacia el final de 2018 con relación a los meses previos, como aseguró el lunes el Ministro de la Producción y Trabajo, Dante Sica, en un año, el número de desocupados urbanos a nivel nacional habrá aumentado en torno de las 500.000 personas. Y el total de desocupados rondaría entre 1.800.000 y casi 2.000.000 personas.

Este jueves, el INDEC dará a conocer la tasas y cifras de empleo y desempleo urbanos (no incluye el mercado de trabajo rural) del cuarto trimestre de 2018. Un año antes, el desempleo fue del 7,2%, equivalente a 926.000 desocupados en los 31 Aglomerados relevados, con una proyección de 1.350.000 a nivel nacional.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En el cuarto trimestre de 2016 había sido 7,6%. La nueva serie del mercado de trabajo del INDEC arrancó en el segundo trimestre de 2016.

En los primeros tres trimestres de 2018, el desempleo se mantuvo entre 9 y 9,6% avanzando frente a las mediciones interanuales. Eso elevó a 1.200.000 promedio el número de desocupados de los 31 Aglomerados y a 1.700.000 a nivel nacional urbano.

Mirá también

Así, si la tasa de desempleo del último trimestre de 2018 se ubicara en el 9,6% – por ejemplo, según la proyección de Ecolatina– versus el 7,2% de un año antes, repitiendo la cifra del trimestre anterior, el número de desocupados aumentaría en la medición interanual en 2,4 puntos porcentuales- equivalente a 450.000 desempleados más, sumando unas 1.800.000 personas a nivel país.

Si fuese del 10%, el desempleo crecería en 500.000 personas a nivel nacional, totalizando 1.850.000. Y con un desempleo del 10,5%, la desocupación afectaría a casi 2 millones de personas.

Por razones de estacionalidad, se deben comparar los mismos trimestres de cada año. Y la diferencia con un año atrás es que a partir de abril comenzó una etapa recesiva que afectó al empleo, en especial en la industria.

Además, el Ministerio de Producción y Trabajo informó que durante 2018 se redujo en 191.500 los empleos registrados. Y el empleo informal habría tenido un comportamiento similar dada la mayor precariedad de este segmento de trabajadores.

En definitiva, el número de empleo y desempleo que se conocerá hoy dependerá además de otros factores, como del número jóvenes que salieron a buscar su primer empleo y del comportamiento que tuvieron los que perdieron el trabajo. O sea, si se lanzaron a buscar otro empleo – formal o informal- o abandonaron la búsqueda por las pocas chances de conseguirlo.

Si prevaleció este “factor desaliento” la tasa de desempleo podría ser menor pero las consecuencias sociales serían más gravosas porque los “sin trabajo” se estarían resignando a continuar en esa situación, con su impacto negativo en indigencia y pobreza.

Otro dato de importancia es la evolución de la subocupación, la gente que trabaja pocas horas pero está dispuesta a trabajar más. En el cuarto trimestre de 2017 fue 10,2%, equivalente a 1.305.000 en los 31 aglomerados y 1.900.000 a nivel nacional. Luego descendió al 9,8% en el primer trimestre de 2018, y luego ya con el inicio de la recesión subió al 11,2% en el segundo trimestre y al 11,8% en el tercero.


Deja un comentario