0%
Posted inEspectáculos

El variado menú del Baficito: Ásterix, animación japonesa y otras perlas

El variado menú del Baficito: Ásterix, animación japonesa y otras perlas

El Bafici intenta acercarse al gran público hace años para desmitificar el erróneo lugar común construido sobre supuestos espectadores elitistas uniformados con morrales y anteojos de marco grueso. Con mayor o menor éxito, el festival se propuso incluir a más gente con estrategias como trasladar las proyecciones a distintos puntos de la ciudad e invertir en actividades apenas relacionadas con el campo audiovisual para un público absolutamente ajeno al Bafici.

La decisión más efectiva y afín al espíritu del festival, además de la que mejor se sostuvo en el tiempo, fue la creación de la sección Baficito, curada con el objetivo de mostrar la diversidad existente en el campo de la animación que no llega a las salas de cine durante el resto del año.

Las películas de la sección buscan representar al cine de animación de Europa y Asia, con un perfil relacionado al cine autor. Las dos japonesas programadas poco tienen que ver con el costado más masivo del animé en el circuito porteño. Uno de los grandes referentes de la animación oriental y tal vez el más importante, después de Hayao Miyazaki, en términos de carrera es Mamoru Hosoda, que con Mirai llega por tercera vez al festival. El estudio Madhouse presenta Okko’s Inn, de Kitarō Kōsaka, donde la joven del título se muda a la posada de los abuelos, tras quedar huérfana, para trabajar con ellos en un lugar donde no faltan los fantasmas.

Bikes. Una película de animación protagonizada por bicicletas.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

Michel Ocelot es un viejo conocido del Bafici y tuvo un foco propio en 2009. Ahora vuelve con el infanto feminismo de Dilili à Paris, donde su protagonista deberá resolver un misterio entre figuras históricas como Marie Curie, Renoir, Monet, Degas, Proust, Debussy, Picasso y Pasteur.

También desde Francia vuelve Ásterix, esta vez con El secreto de la poción mágica, segunda aventura desde el relanzamiento de la saga en animación computarizada. El pequeño galo y su compañero Óbelix recorren la galia en busca de un joven druida que reemplace al viejo Panoramix.

La otra animación francesa también es una secuela. Minúsculos 2 continúa la primera aventura de los insectos proyectada en 2014 y la legendaria serie animada francesa sobre la vida de los insectos. Esta vez, una vaquita de San Antonio enfrentará toda clase de peligros mientras aguarda el rescate de sus amigas, las hormigas, en otra aventura universal casi sin diálogos. La coproducción española Bikes, de Manuel J. García, es una especie de adaptación del universo Cars a las bicicletas, donde el joven Speedy tiene que salvar Spokesville ante el advenimiento de un motor a nafta.

“Captain Morten and the Spider Queen”.

Las otras tres películas europeas están hechas con animación stop-motion. Kaspar Jancis mezcla los universos coloridos de Henry Selick y Jan Svankmajer en Captain Morten and the Spider Queen. La rusa Hoffmaniada, de Stanislav Sokolov, apela al público adolescente al meterse en la vida del autor del cuento que inspiró el ballet de Tchikovsky, El cascanueces. Y la franquicia literaria Louis and Luca vuelve gracias a Mission to the Moon, de Rasmus Sivertsen, donde el erizo y la urraca se transforman en astronautas.

Para los paladares más clásicos, también se proyectarán en el jardín del Museo Larreta, películas como Pollitos en fuga o Babe 2, todas las tardes, a modo de merienda cinéfila.


Deja un comentario