0%
Posted inEspectáculos

La actriz de “Smallville” esclavizó mujeres para una secta

La actriz de “Smallville” esclavizó mujeres para una secta

Allison Mack, la actriz mundialmente conocida por su interpretación de Chloe Sullivan en la serie Smallville, se declaró culpable ante la corte federal de Brooklyn de los cargos de tráfico sexual, conspirar a favor del tráfico sexual y conspirar a favor del trabajo forzado durante su participación en una secta sexual.

La actriz fue detenida por el FBI en abril de 2018 por su rol en NXIVM, una organización que se presentaba como una red de programas de autoayuda para mujeres pero que en realidad manipulaba y chantajeaba a mujeres para convertirlas en “esclavas sexuales” de Keith Raniere, el líder de la organización.

La existencia del grupo salió a la luz después de una investigación del New York Times en octubre de 2017 que descubrió que dentro de NXIVM funcionaba una secta secreta identificada como DOS en la que se sometía a las mujeres a rituales de humillación y se las marcaba con las iniciales de Keith Raniere en la zona pélvica. A estas mujeres se las llamaba “esclavas” y se las obligaba a pasar hambre para alcanzar el estándar de belleza de líder antes de tener sexo con él. 

Raniere fue detenido en marzo del año pasado acusado de tráfico sexual, y desde entonces también ha sumado cargos de posesión de pornografía infantil.

Según la fiscalía Mack formaba parte del grupo de reclutamiento y habría convencido a por lo menos dos mujeres de tener sexo con Raniere recibiendo a cambio un beneficio económico. La actriz (que aseguró en una entrevista ser la autora intelectual de las marcas en las “esclavas”) llegó a NXIVM en 2006 a través de su compañera de Smallville, Kristin Kreuk, quien ha negado cualquier tipo de participación en los “círculos íntimos” que componían la secta DOS.

Durante su primera audiencia en abril de 2018, Allison Mack se declaró inocente de todos los cargos. En aquel entonces la fiscal Moria Penza aseguró que era “una de las principales miembros de una organizada farsa diseñada para proveer sexo a Raniere” que bajo un manto de empoderamiento femenino “hambreaba mujeres hasta que estuvieran a la altura del ideal femenino del acusado”.

Ayer, casi un año después, Mack cambió su alegato a culpable y admitió todos los cargos en su contra: que era miembro de DOS, que intentó atraer mujeres al grupo y que forzó a algunas mujeres a darle información avergonzante de sí mismas (a la que llamaban “colateral”) para utilizarla como chantaje en su contra si se resistían a los mandatos de Raniere.

“He llegado a la conclusión de que debo admitir la responsabilidad por mi conducta y eso es de lo que me estoy declarando culpable hoy”, dijo la actriz, que enfrenta una condena de hasta cuarenta años en prisión que se dará a conocer el 11 de septiembre próximo. 

En esta nota:

  • allison mack

Deja un comentario