0%
Posted inDeportes

Tres jugadores, un técnico, un asistente y dos glorias en la tribuna: quiénes son los siete argentinos de Tottenham

Tres jugadores, un técnico, un asistente y dos glorias en la tribuna: quiénes son los siete argentinos de Tottenham

Lamela se arrodilla en el festejo de la clasificación, mientras lo abraza Lloris, el arquero y capitán de Tottenham. Fuente: Reuters
8 de mayo de 2019  • 20:19

La hazaña de

Tottenham

será recordada por siempre. Remontar de visitante una desventaja de tres goles (el 1-0 de la ida más el 2-0 que llevaba

Ajax

cuando empezó el segundo tiempo) en unas semifinales de

Champions League

no es algo que se vea todos los años. Por eso la explosión de los jugadores, del cuerpo técnico y de los hinchas que fueron protagonistas del triunfo por 3-2 en el estadio Johan Cruyff de Ámsterdam. Una alegría que durará, al menos, hasta el 1 de junio, cuando enfrente a Liverpool en la final del campeonato.

La figura de Mauricio Pochettino, metido en su traje negro, fue una de las que más se notó en el medio de la cancha, mientras cada uno trataba de llevar su alegría a su manera. El entrenador argentino lloraba, se tiraba al piso, cantaba con los hinchas… Pero no es el único nacido en este país que lleva el escudo del Tottenham. Además de él, hay tres jugadores y dos glorias, que estuvieron en la platea, que llevarán la bandera nacional a la definición de la Champions.

Al lado de Pochettino, como siempre, estaba Miguel D’Agostino, al que conoce desde que eran chicos: juntos jugaron en Newell’s, en la época en la que el muchacho de Murphy (Santa Fe) apareció en Primera. A él le siguió un largo recorrido por Europa, mientras que su compañero (hoy tiene 47 años, como su jefe) no pasó del fútbol regional. Nacido en Paraná, D’Agostino entiende a Pochettino casi sin mirarse en su rol de asistente técnico: ventajas que aprovechan en la glamorosa Chsampions League.

En el banco de suplentes estuvieron Erik Lamela (27), Paulo Gazzaniga (27) y Juan Foyth (21). El primero, el más conocido de los tres por el público argentino, ingresó durante la segunda etapa, y fue parte de la remontada que sentenció el brasileño Lucas Moura con sus tres goles. Lastrado por sus recurrentes lesiones, el exvolante de River suele ser suplente en el equipo. Esta vez, protagonizó un momento que les habrá helado la sangre a muchos hinchas de Tottenham: en el cierre del partido, cuando Ajax trataba de empatar, le quedó una pelota cerca de su área, amagó y salió jugando, en lugar de tirarla fuerte y lejos. Unos minutos después estaba subiendo un video a su cuenta de Instagram: a puro grito en el vestuario, con sus compañeros.

Lamela, en el festejo en el vestuario.

00:24

Video

Los dos compañeros argentinos de Lamela no entraron, aunque eso no les impidió meterse en la cancha para sumarse al racimo de jugadores que celebró la remontada. Son el defensor Foyth y el arquero Paulo Gazzaniga. El primero, surgido de Estudiantes de La Plata, jugó apenas dos partidos en esta edición de la Champions, mientras que el segundo, que construyó toda su carrera en el exterior, fue titular solo ante PSV Eidhoven (Holanda), en la fase de grupos.

Las glorias de siempre


Villa y Ardiles, testigos de la hazaña de Tottenham.

En la tribuna del estadio se pudo ver a dos veteranos de Tottenham, ligados a la historia grande del club inglés. Argentinos, y embajadores del club por su aporte cuando eran jugadores, Osvaldo Ardiles y Ricardo Julio Villa festejaron la clasificación a la final del torneo de clubes más importante del mundo.

Los dos formaron parte de la época de gloria de Tottenham en una época particularmente delicada: Ardiles llegó al club en 1978 y estaba en él cuando se desató la guerra de Malvinas. Adorado por los hinchas del club londinense, volvió a Londres luego de jugar un año en PSG y completó casi una década allí. Ahora ocupa un lugar honorario en la junta directiva.

Su compañero de tribuna en Ámsterdam marcó uno de los goles más recordados de la historia de Tottenham: el que sirvió para ganarle a Manchester City la final de la FA Cup de 1981. Tan valioso fue que, además, fue elegido como el mejor gol del siglo en Wembley, el templo del fútbol inglés. Completó cinco años con la camiseta blanca de uno de los grandes de Londres.

Villa y Ardiles habían llegado juntos al club, apenas después de consagrarse campeones mundiales con la selección argentina en 1978. Juntos estarán el un palco del Wanda Metropolitano de Madrid el 1 de junio. Para ser testigos de una posible nueva gesta del Tottenham de los seis argentinos.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.


Deja un comentario