0%
Posted inDeportes

Boca-Atlético Paranaense, por la Copa Libertadores: el xeneize ganó y avanzó a los octavos de final

Boca-Atlético Paranaense, por la Copa Libertadores: el xeneize ganó y avanzó a los octavos de final

  • 2

Boca Juniors

  • Lisandro López
    /
  • Carlos Tevez
  • 1

Atlético Paranaense

  • Marco Ruben

En medio del morbo que se vive por estos días con el regreso de Mauro Zárate al estadio de Vélez, por el cruce en la Copa de la Superliga, había otro instalado acerca del futuro en la Copa Libertadores. “¿Boca querrá ganarle a Atlético Paranaense y arriesgarse a que el sorteo de octavos de final lo ponga cara a cara otra vez frente a River, luego del golpe del año pasado? ¿O preferirá eludir esa posibilidad?”. Y si bien no jugó un buen partido, el empuje en el tramo final del partido le permitió dar vuelta la historia y callar esas especulaciones: fue 2-1, en el cuarto minuto de descuento, y con un altísimo aporte de Carlos Tevez, que terminó ovacionado como hacía rato no pasaba.

El gol decisivo de Tevez

Las tormentas otra vez azotaron el campo de juego de la Bombonera a lo largo de la tarde. Como hace cinco días ante Godoy Cruz, hubo sectores en los que el agua se acumuló y otras en las que se generaron pozos. Por eso antes de comenzar la acción, Julio Buffarini puso su índice debajo de su ojo para advertir a Carlos Izquierdoz y Nahitan Nandez: la pelota no rodaba como debía en ciertas partes. En la institución boquense adjudican este problema a que hace dos semanas se sembró el pasto de invierno: aprovecharon los 18 días que Boca estuvo sin jugar en condición de local.

Pese a esas circunstancias, ambos equipos se dedicaron a jugar la pelota siempre por abajo, tanto en la salida como en el circuito. A Boca le costó demasiado el primer lapso, excepto los primeros 15 minutos en los que tuvo ocasiones de sobra como para merecer la ventaja ante un equipo brasilero que fue tímido en ofensiva y solo generó ocasiones fáciles de resolver para Andrada. Primero fue Mauro Zárate el que, a los ocho minutos, rozó el segundo palo con un disparo de media distancia. Pero luego vinieron las oportunidades de Benedetto y Lisandro López: a los once, Buffarini lanzó un centro de zurda al punto penal y el Pipa, que la enganchó con calidad de taco, direccionó el remate hace el medio, donde estaba bien ubicado Santos; tres minutos después, fue el N°9 el que mandó la pelota al área y encontró en soledad al zaguero, que definió en el aire por arriba del travesaño, errando una posibilidad ideal.

El empate de Lisandro López

El resto de la primera mitad fue fácilmente resuelto por el equipo de Curitiba: los hombres de Alfaro presionaban muy mal ante la insistente salida prolija de la visita, provocando un espacio enorme entre Zárate y Benedetto, los puntas, y la línea de cuatro volantes. Gracias a esa falla colectiva, Paranaense manejó el balón con confianza y sin demasiados errores: cuando Boca lo había apretado en el comienzo, la imprecisión rojinegra era constante. Así y todo, el local pudo tener una más: a los 37, Nahitan Nandez dejó a Benedetto de cara al arco, pero definió débil y desviado producto a una molestia muscular que lo terminó sacando del encuentro antes del entretiempo.

La temática tuvo prolongación en el segundo tiempo. Un Boca para nada decidido y una postura rara de espera, ante la necesidad de ganar para terminar siendo el puntero del grupo, el objetivo que se habían puesto. Enfrente permanecía un adversario inteligente que distribuía la pelota a su gusto y que se replegaba bien cuando no la tenía, dejando sin espacios ni ideas a Boca. Incluso, la intensidad azul y oro bajó. Entonces, la tarea fue más fácil, aún sin lastimar en el área de Andrada.

Marco Ruben anotó el de Paranaense

Ni que hablar después de lo sucedido a los 20 del segundo tiempo: un mal cálculo de Andrada y un Izquierdoz que dejó libre a su marca le permitió a Marco Ruben, el hombre que le hizo los tres goles en Brasil, se lanzó de palomita y puso la ventaja. Aunque con el enojo que debía haber mostrado desde el comienzo, el xeneize se repuso pronto. Seis minutos tardó en volver a emparejar el pleito: Zárate envió un muy buen centro y encontró el pie derecho de López, acaso el mejor jugador de los de Alfaro hasta el ingreso de Tevez.

Aquella fue la alarma del local, que comenzó a empujar a Paranaense y a llegar con claridad al área. Zárate comenzó a activarse y el ingreso de Carlos Tevez fue el motor de esa levantada. Y agónicamente, gracias al pie derecho del N° 10, Boca encontró el triunfo que lo depositó en el liderazgo de la tabla: cuando faltaba menos de un minuto, en la puerta del área, Carlitos remató al primer palo y la Bombonera estalló: en octavos de final (se sortea el lunes), definirá la serie en condición de local. ¿Será ante River?

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.


Deja un comentario