0%
Posted inPolítica

El Gobierno pasó del estado de alerta a la calma por la rápida investigación

El Gobierno pasó del estado de alerta a la calma por la rápida investigación

Macri grabó un mensaje para solidarizarse con los familiares de las víctimas Crédito: Presidencia

Macri evaluó el ataque con el gabinete y prometió que se investigará “hasta las últimas consecuencias”; comunicación con los familiares

De la alarma a la tranquilidad.

El ataque

que sufrieron el diputado riojano de Cambiemos Héctor Olivares y el titular del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal (Fftef), Miguel Marcelo Yadón, que murió tras el hecho, irrumpió y modificó toda la actividad del Gobierno, que comenzó el día en un estado de preocupación extrema y lo terminó con la certeza de que se trató de un caso personal.

El tema fue lo primero que trató el presidente

Mauricio Macri

con sus ministros ayer por la mañana. Los funcionarios observaron el video que registró la secuencia del hecho. Las primeras hipótesis hablaban de un “ajuste de cuentas”, pero el ataque contra Olivares, a una cuadra del Congreso de la Nación, provocó dudas y disparó el reclamo para que el Gobierno despliegue una rápida investigación desde todos los partidos políticos.

Incluso tras la reunión de gabinete el Presidente dio un mensaje en el que anunció que irá “hasta las últimas consecuencias para entender qué pasó y encontrar a los culpables”. A pesar de que en el momento de la balacera intervino la Policía de la Ciudad, se definió que Macri y la ministra de Seguridad,

Patricia Bullrich,

se pusieran a la cabeza de la comunicación del avance de la investigación.

La reunión de gabinete, pautada para tratar una serie de asuntos de gestión, derivó ayer en el seguimiento del caso por parte de los funcionarios, en un clima de conmoción. Bullrich exhibió frente a los ministros el video en el que se observa la secuencia del ataque, que ocurrió a escasos metros del Congreso. Y acordaron difundirlo públicamente. Por la tarde, el clima cambió absolutamente en los despachos de los principales funcionarios de la Casa Rosada.

“Estamos muy preocupados porque el diputado está muy grave. Y consternados por la muerte de Yadón. Todo parece indicar que es un hecho similar a un ajuste de cuentas”, señalaron cerca de uno de los funcionarios que participaron de la reunión de Macri y sus ministros.

El jefe del Estado también contó que estuvo en contacto con los médicos que operaron a Olivares y que también se comunicó con la esposa del diputado radical, Susana, y con su hijo, Leandro.

Los funcionarios evaluaron las hipótesis que se manejan hasta ahora, vinculadas a un posible ataque mafioso contra Yadón. A todos los ministros les llamó la atención que los delincuentes se retiraron una vez que verificaron que habían rematado al funcionario titular del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal y no continuaron el ataque contra el diputado, que en los primeros instantes pudo incorporarse y caminar unos metros.

Análisis y prudencia oficial

Además, los funcionarios nacionales analizaron el desempeño de la Policía de la Ciudad. Según el video, un efectivo llegó corriendo y se acercó a la víctima, pero el auto con los atacantes pudo retirarse del lugar. En la mesa, en tanto, estuvo el senador Federico Pinedo, quien informó el impacto que tuvo el caso en el Congreso de la Nación.

El Presidente, que describió a Olivares como “una gran persona, un hombre trabajador, preocupado por su país”, habló a primera hora por teléfono con el presidente de la UCR -el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo- y con el senador radical por La Rioja Julio Martínez, que se mostró quebrado tras enterarse de la noticia del ataque.

Pese al primer impacto, en todo momento, desde la Casa Rosada buscaron llevar un mensaje de “prudencia”.

En el Gobierno, definieron que Mauricio Macri fuera el primer encargado de difundir un mensaje, que finalmente se grabó finalizada la reunión de gabinete. En una conferencia de prensa posterior, Bullrich y el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, a cargo de la seguridad, brindaron detalles de la investigación.

“Están trabajando la Policía de la Ciudad y la Policía Federal. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para entender lo que pasó y encontrar a los culpables”, dijo el Presidente en su presentación.

Por la tarde, la situación era completamente diferente. La información que llegaba desde los investigadores generó calma. En principio, según detallaron fuentes oficiales, se trataría de un caso personal provocado por una deuda o problemas particulares.

El presunto autor del ataque a tiros en el que murió Yadón y el diputado nacional resultó gravemente herido se llama Juan Jesús Fernández, según informaron a
LA NACION fuentes del caso.

Según las fuentes, Fernández tenía cuatro armas registradas en la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), pero los permisos estaban vencidos desde 2006. Testigos indicaron que se encontraba en estado de ebriedad al momento de dejar el vehículo en un estacionamiento de la zona.

El Presidente, que se fue cerca de las 17 rumbo a la quinta presidencial de Olivos, siguió conectado durante todo el día con la ministra de Seguridad y con Diego Santilli para conocer los detalles de la investigación policial. A última hora de ayer, en la Casa Rosada eran optimistas sobre una rápida resolución del caso.


Deja un comentario