Abierto de Palermo. El brasileño que hizo historia y el pedido de disculpas por el estado de la canchaDeportes 

Abierto de Palermo. El brasileño que hizo historia y el pedido de disculpas por el estado de la cancha


Rodrigo Ribeiro de Andrade, el primer brasileño campeón en Palermo

“Rodrigo ponete a calentar”, gritó
Adolfo Cambiaso al galope tras ver el estado de su compañero, quien quedó tendido sobre el suelo mientras era atendido por los médicos.
Juan Martín Nero acababa de sufrir un duro golpe al caerse después de entrar en una acción sobre las tablas con
Nicolás Pieres. Faltaban 3m40s para terminar el 7° chukker de la final del Abierto de Palermo y el palenque de La Dolfina enmudeció. Las tribunas quedaron en shock.

La caída impresionó porque además del golpe contra el piso, la yegua le pasó por arriba al back de
La Dolfina. Felizmente no lo apretó contra el césped. Nero, de 38 años, fue atendido y luego de 10 minutos fue llevado en ambulancia a los palenques. Aunque renqueaba: el tobillo derecho había quedado maltrecho.

Sorprendió minutos más tarde cuando volvió a calzarse las botas. Quería jugar. Lo hablaron entre todos, incluido el suplente, y Nero entró nomás, recibiendo la ovación de la gente. Pero duró apenas unos minutos. “De la cabeza estaba bien por suerte, pero me dolía mucho el pie. No podía pararme sobre el estribo, así que le dije a los muchachos que me bajaba. ¿Rodrigo? Anduvo bárbaro. Creo que me van a echar a la m…”, remató con una risa estruendosa. Por la noche, se confirmó el diagnóstico: fractura de peroné derecho. Así, con ese corazón de campeón, entró a jugar esos minutos hasta que no pudo más.


A festejar: La Dolfina a la hora del champagne Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

Rodrigo es
Rodrigo Ribeiro De Andrade, el suplente del conjunto de Cañuelas. El brasileño llegó a Palermo sabiendo su rol, pero con una esperanza: jugar en la cancha 1 de la Catedral, y una final, es el sueño de todo polista. Así, con un equipo internacional (dos argentinos, un uruguayo y otro brasileño), La Dolfina remató la conquista y De Andrade se convirtió en el primer brasileño campeón de Palermo. Supo también ser suplente de Ellerstina y titular en otras formaciones, como La Natividad y Sao José.

Con un plus: marcó los últimos dos goles de La Dolfina. “Era un momento duro del partido. Por suerte veníamos ganando por cuatro, mantuvimos la diferencia y salimos campeones. Esto significa muchísimo para mí. Ningún brasileño llegó a una final de Palermo. Y ganarla… Siento una alegría especial”, dijo De Andrade.

El estado de la cancha, eje del debate


Otra de las caídas: Gonzalito Pieres al piso tras el choque con Pelón Stirling Crédito: AFP

El estado de la cancha fue un tema. Con antecedentes en Tortugas: ya en octubre fue interrumpida a los 5 minutos la final de ese Abierto entre los mismos protagonistas por “estado patinoso”. Ayer, por un momento, tras dos o tres caídas en los primeros chukkers, surgió el interrogante en el público: ¿se volverá a suspender?

“Es una vergüenza que hayan presentado así la cancha. No sé qué pasó, si se les rompió el riego, pero estaba patinosa. No pensamos en suspenderlo porque era una final, pero si había una caída más, quizá sí la parábamos”. Gonzalito Pieres

No pasó. Pero hubo declaraciones de distinto tenor. Del lado de La Dolfina coincidieron en que el estado de la cancha “no fue un factor que determinara las caídas”. Del lado de Ellerstina, Gonzalito Pieres fue tajante: “Es una vergüenza que hayan presentado así la cancha. No sé qué pasó, si se les rompió el riego, pero estaba patinosa. No pensamos en suspenderlo porque era una final, pero si había una caída más, quizá sí la parábamos”.


El instante en que se paralizó Palermo, con la caída de Nero Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

Consultado
Eduardo Novillo Astrada (h.), presidente de la Asociación Argentina de Polo, explicó: “Las caídas no fueron culpa de la cancha, pero sí es claro que no estaba en buen estado. Se los dije a los jugadores y les pedí disculpas. Tenemos un problema con un yuyo (kikuyo) que nos está afectando mucho y por ahí nos pasamos un poco con la cantidad de riego. La cancha hay que hacerla de nuevo. Mañana mismo empezamos con la fumigación y la vamos a renovar para el año que viene”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment