Abierto de Palermo. Juan Martín Nero, tras su caída: “Medio que me putearon todos cuando volví a entrar, pero me sentía bien”Deportes 

Abierto de Palermo. Juan Martín Nero, tras su caída: “Medio que me putearon todos cuando volví a entrar, pero me sentía bien”


Juan Martín Nero, antes de la caída: ya no tiene la estribera izquierda Crédito: @hcruden

El 16° festejo de
Adolfo Cambiaso, la gran actuación de
Pablo Mac Donough, el 13° título y el heptacampeonato de
La Dolfina en el
Abierto de Palermo, el amor propio de
Facundo Pieres buscando la reacción de
Ellerstina, la cancha N° 1 en mal estado, el After Polo “explotado de gente” hasta la madrugada. Postales de la última final de polo, hace 72 horas. Pero la imagen que quedará para siempre será la de la impactante caída a los 2m50s del 7° chukker de Juan Martín Nero, cuando disputaba la bocha con Nicolás Pieres. Angustia, tensión, la inmediata reacción de Facu Pieres bajándose del caballo para asistir al ex compañero-rival-colega, dejando en claro que es 11 de handicap como persona; corridas, el back de La Dolfina atendido en el piso. Hasta que, maltrecho, se reincorporó. Corajudo, inconsciente para muchos, volvió a calzarse la bota y regresó (ovacionado) unos minutos a la cancha. Hasta que vio que no podía más y salió.

Juanma, de 38 años, fue operado ayer en el Instituto del Diagnóstico de la fractura de peroné derecho, la única secuela que le quedó del tremendo impacto cuando iba a bordo del clon B04 Cuartetera. Se le puso una plancha y clavos para soldar el hueso. Por tres semanas no podrá pisar y luego empezará la rehabilitación, que abarcará de un mes y medio a dos. Nero revive cada momento de un accidente que fue uno de los grandes temas de la final.

El video de la caída

-Asustaste a todos. La sacaste muy barata.

-¡La saqué baratísima! Había tenido una caída bastante fuerte hace unos años en Pilar, jugando el Abierto de Hurlingham, pero como ésta… ¡Fue brava!

-¿Qué recordás de la jugada, del golpe?

-¡Todo! Quise pelear la bocha con Nico Pieres. Venía ya medio desarmado porque había perdido la estribera izquierda y no tenía cómo afirmarme. Creo que la yegua puede haber llegado un poco cansada también. Y después me mandaron una foto en la que se ve una mano de la yegua de Nico en medio de las manos de la 04. Creo que ahí está la explicación final. Cosas del partido.


Una imagen del instante previo a la caída: la mano izquierda de la yegua de Nicolás Pieres se mete entre las manos de la Clon B04 Cuartetera de Juan Martín Nero

-¿Qué te pasa en la caída? ¿Vas pensando en qué?

-¡En nada! Tratás de ver cómo caés mejor. Sé que muchos pensaron que me dormí por el golpazo, pero no: me quedé quieto porque no sabía si venían más caballos atrás y cuanto menos me moviera, mejor. Sentí que la yegua había pasado por arriba rodando. Por suerte tampoco le pasó nada. Después me pusieron el cuello ortopédico, me revisaron, pero yo estaba bien. De hecho, me paré y caminé hasta la ambulancia que me llevó al palenque.

-¿Por qué volviste a entrar? La gente no lo podía creer, sobre todo por los riesgos que implicaba, sin estudios médicos exhaustivos previos.

-Medio que me putearon todos cuando dije que volvía a la cancha. Nunca estuve mareado, al cuerpo lo sentía perfecto. Entiendo que lo puedan haber visto como una locura, pero yo estaba bien. El único problema era el pie: me dolía mucho. Pensé que con la bota ya estaba protegido. Y volví. Después, cuando quise pararme en el estribo derecho para pegar, me di cuenta de que no podía. Ahí me dije: “¿Qué hago acá?”. No tenía sentido arriesgar el partido.


La imagen del momento de la rodada Fuente: LA NACION – Crédito: Rodrigo Néspolo

-¿Dónde estaba tu mujer (Josefina Aldanondo) cuando te caíste: en la platea o en los palenques?

-En los palenques, a ras del piso, lejísimos, allá en Libertador. No veía nada por suerte.

-¿Y qué te dijo cuanto te pusiste la bota para volver a entrar?

-Je, se enojó muc…¡Me reputeó!

-Después estuviste rato largo parado en la ceremonia de premios…

-Sí. En realidad no sabía que estaba roto, aunque el pie estaba más hinchado. Del podio me fui a la clínica, me hice los estudios y ahí saltó la fractura. Me trajeron de nuevo a Palermo, ya en silla de ruedas, para la fiesta del equipo. Estuve sentado, tranquilo.

Fue la segunda vez que La Dolfina tuvo un podio de 5 jugadores a causa de una lesión. La anterior fue en 2013 y el que se sumó a Cambiaso, Mac Donough y Pelón Stirling fue Sebastián Merlos, que en la final frente a Alegría reemplazó a…Juan Martín Nero, que había sufrido una fractura en la mano derecha tras recibir un bochazo en el partido anterior. Ahora, quien se sumó al cuarteto de campeones fue
Rodrigo Ribeiro de Andrade, el primer brasileño en consagrarse en el Abierto de Palermo.

“Teníamos un penal de mitad de cancha y le dije a los chicos, sigan ustedes, no tiene sentido arriesgar el partido. Encima entró
el animal de Rodrigo y se clavó dos golcitos para definirlo. Menos mal que salí. Creo que me van a echar a la m…, jaja”, remató Nero. El back que llegó de Ellerstina en 2011 y que desde entonces ganó 8 de 9 finales de Palermo con la camiseta de La Dolfina, para totalizar 10 conquistas. El que para muchos es el mejor 4 de la historia. El jugador más codiciado por otros equipos. El que paralizó el corazón de 12.000 personas en Palermo y de muchos más a través de la TV.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment