Coronavirus. Las distintas estrategias de los clubes para negociar con sus plantelesDeportes 

Coronavirus. Las distintas estrategias de los clubes para negociar con sus planteles


Jorge Amor Ameal, el presidente de Boca, es el único directivo que habló en contra de las rebajas salariales a los futbolistas. Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli

Con la

pelota parada

por la pandemia de

coronavirus

, los clubes agudizan el ingenio para exprimir los

pocos ingresos que reciben

de la televisión, los patrocinadores y los socios que se mantienen aunque no haya partidos de fútbol. Sin una

estrategia conjunta

de las entidades para negociar rebajas salariales con el gremio de los jugadores,

cada comisión directiva

habla por su cuenta con los planteles. Algunos clubes pagarán en cuotas los sueldos de marzo, otros ruegan que vengan

desde el exterior

a comprarles futbolistas para compensar los números y otros eligen

pagar lo que está comprometido

en los contratos.

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, se mostró en contra de disminuirles los ingresos a los deportistas y aseguró que cumplirá lo que está escrito. “De ninguna manera bajaremos los salarios. Hay muchos clubes que firmaron contratos imposibles de pagar y aprovechan este momento para rebajar sueldos”, aseveró Ameal, que recientemente cumplió 100 días de gestión en su segundo mandato. Sin embargo, no descartó que la situación actual lo obligue a “retrasar pagos”: se trata de una herramienta financiera para abonar dentro de un tiempo lo que no se puede pagar hoy.

River, por su parte, pagará en partes los sueldos de marzo. Y nadie se atreve a insinuar un panorama a futuro respecto a la economía del club, uno de los que más actividades deportivas tienen en la ciudad de Buenos Aires y que este viernes no abonó una cuota de 870.000 dólares a Belgrano, de Córdoba, por el pase del delantero Matías Suárez. Independiente y San Lorenzo adelantaron hace unos días que esperan “un esfuerzo por parte de los futbolistas”. Ninguno de los dos clubes comunicó un acuerdo global con el plantel. Sí lo hizo Racing, el primero en poner en las redes sociales que había llegado a un entendimiento con los futbolistas, que se rebajarán una parte de los ingresos (el club nunca confirmó qué porcentaje) para garantizar la viabilidad de la institución y no despedir a ningún empleado.


El estadio de Argentinos Juniors, vacío en tiempos de coronavirus; el presidente, Cristian Malaspina, se enfrentó con la postura de Ameal.

Por su lado, Argentinos Juniors hizo una suerte de llamado a los clubes poderosos para que les compren jugadores, para emparejar los números rojísimos que dejará la crisis provocada por el coronavirus. Su presidente, Cristian Malaspina, criticó además la postura de Ameal. “No me parece bien sacar este tipo de declaraciones en el medio de esta crisis. No sé qué está buscando Jorge. Esto le hace daño a la industria del fútbol. Si Boca está tan bien, puede prestarnos dinero para pagar sueldos”, dijo Malaspina en Radio 94,7. El club de La Paternal ya inició gestiones para ser aceptado en el programa de ayudas estatales anunciado por el Gobierno y evitar así despedir empleados. Lo mismo hará Banfield.

En la misma línea que Racing se sitúa Talleres, de Córdoba, que impuso a toda su plantilla profesional de futbolistas un tope de 150.000 pesos. Lo comunicó el presidente, Andrés Fassi, y eso permitió que los empleados de la planta permanente cobraran sus sueldos de marzo en tiempo y forma. La crisis económica por la pausa del fútbol perjudicará sobre todo a los clubes a los que no les alcanza el ingreso de la televisión para cubrir el costo mensual del fútbol profesional. Las instituciones que tengan “encajado” (destinado a algo para cubrir totalmente el gasto respectivo) ese ingreso en el pago al plantel y al cuerpo técnico estarán mejor paradas para afrontar la crisis. Ese es el caso de, por ejemplo, Arsenal y Patronato, que poseen dos de los presupuestos más acotados de la Superliga.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment