Llaryora va por la emergencia en el transporte con una lógica similar a la del SuoemPolítica 

Llaryora va por la emergencia en el transporte con una lógica similar a la del Suoem

PRÓXIMA PARADA. Llaryora junto al secretario de Movilidad, Marcelo Mansilla. Se viene la emergencia del transporte. Foto: Cedoc Perfil

Esta semana los cordobeses cumpliremos 40 días sin transporte interurbano y diez jornadas consecutivas sin colectivos en las calles de la ciudad. Las medidas de fuerza de Aoita y UTA que se produjeron por cuestiones salariales -se les debe parte de marzo y abril a los primeros; y todo el cuarto mes a los segundos- trasladaron toda la incertidumbre para usuarios y trabajadores a la reunión que se producirá el próximo miércoles en el ministerio de Trabajo de la Nación con todas las partes convocadas para tratar de destrabar el conflicto. 

Sin embargo, si esto no sucede, en el Palacio 6 de Julio el intendente Martín Llaryora ya tiene un borrador en su despacho de la jugada que se viene. Después del recorte de la jornada laboral al Suoem, que tensó la cuerda del jefe comunal con el gremio y la oposición; la carta que tiene en la manga y de la que se empezó a hablar en algunos círculos en los últimos días es la emergencia en el transporte público de pasajeros en Córdoba

Tanto en el Concejo Deliberante, como en los principales despachos del Municipio vinculados al transporte, que incluyen tanto a la Secretaría de Movilidad Sustentable que conduce Marcelo Mansilla como a la Tamse que preside Marcelo Rodio están al tanto de las intenciones de Llaryora de un esquema con cambios para que se pueda prestar el servicio nuevamente. 

Cierto es también que la medida de fuerza de UTA, con el guiño de Fetap como la pata empresarial que busca un aliado para un nuevo reclamo por subsidios, ayudó a descomprimir en aquellos sectores donde puede concentrarse mayor cantidad de gente y propagar el virus. De hecho, consultados por PERFIL CORDOBA, varios coincidieron en que es un aliciente que aquellos que regresaron a sus actividades esta semana lo hayan hecho por sus propios medios y observan lo que está pasando en el AMBA con los casos que van creciendo. 

Por lo tanto, y después de la reunión del próximo miércoles, el esquema de emergencia que piensan en el sistema contempla desde cambios de recorrido hasta una revisión completa del sistema. 

Receta Suoem. El proyecto debe pasar de manera obligada por el Concejo Deliberante al tratarse de una emergencia. Y estaba previsto que eso suceda en los últimos días pero, teniendo en cuenta la tensión desatada con el Suoem después del recorte que se sancionó hace diez días, decidieron esperar para la semana próxima por dos cuestiones: además de evitar un segundo enfrentamiento con otro gremio, esperar si hay novedades en la reunión del miércoles en Trabajo de la Nación. 

“Nunca pasa nada en esas reuniones. No se avanzó en una solución, así que es probable que ocurra lo mismo el miércoles”, dijo una fuente del Municipio a este medio.

Con respecto a la receta que se usó en el Suoem, en este esquema para UTA se aplicaría de la siguiente manera. El gremio que lidera Carla Esteban en Córdoba incluye a choferes y mecánicos, para los primeros el recorte de jornada laboral sería de siete 7 a 5 horas y para los que están en el taller de 8 a 6. Lo que conlleva una reducción en el sueldo de todo el personal del 20%

Hay algunos trabajadores, como así también un sector de los empresarios que está al tanto del proyecto que se presentará en el Concejo. “De las dos partes están pidiendo trabajar. Las empresas porque están recaudando un 10% de lo que hacen en esta etapa del año y de los trabajadores porque ven que se les empieza a complicar en serio sostener la fuente de trabajo.  Son un servicio público, pero con una patronal privada controlada por el poder concedente que es el Municipio”, graficaron el panorama desde el Palacio 6 de Julio. 

Lo que también están barajando en la letra chica del proyecto es hasta donde avanzar en el convenio colectivo de UTA. Si es por los remunerativos, o si se limita al recorte de la jornada laboral. Y desde ahí, sostener la esencialidad del servicio que se votó en la Unicameral en 2017 después del último conflicto grande del transporte.

Se votó hace tres años, se reglamentó en 2018 pero después de ello hubo distintas medidas de fuerza que dejaron a los usuarios sin servicio. 

Por último, donde ya están al tanto también del borrador que tiene al transporte como eje, es en el ministerio de Trabajo provincial, donde deben homologar lo que se termine sancionando. Sería la última parada de otra avanzada de Llaryora después de la cruzada al Suoem y la idea que barajan para el Surrbac con el recorte a los contratos por la recolección. 

¿Serán las últimas paradas?


Articulos relacionados

Leave a Comment