Italia 90. Análisis táctico: Argentina, una selección lenta, sin sociedades ni gol que se quedó en el tiempoDeportes 

Italia 90. Análisis táctico: Argentina, una selección lenta, sin sociedades ni gol que se quedó en el tiempo


Diego Maradona sin socios argentinos, rodeado por jugadores de Yugoslavia; salvo cuando pudo conectar con Caniggia, así jugó todo el Mundial el N° 10, Fuente: LA NACION
1 de julio de 2020  • 23:59

Toda la sorpresa que había generado

Carlos Bilardo

en México 86 se transformó en previsibilidad en

Italia 90.

De un Mundial a otro, el DT trató de mantener cierta fisonomía del equipo que había levantado la Copa del Mundo, pero al repertorio táctico le faltaron variantes,

el plantel estuvo superpoblado de futbolistas con características defensivas

y los pocos ofensivos que participaron de la creación

no tuvieron capacidad para generar sociedades.

El gol de


Caniggia a Brasil fue un buen resumen de lo que (ofensivamente) fue esa selección: porque de la mitad de la cancha en adelante no hubo combinaciones salvo las que podían generarse entre

Maradona y Caniggia.

Fue un equipo predecible y con poco gol, esa fue una de las razones por las que le costó desequilibrar, además apuntando que Maradona fue de mayor a menor. Primero lo frenaron las faltas (Camerún le cometió 12 sólo a él), después la marca escalonada de los demás equipos y (sobre todo) porque el N° 10 quedó limitado por sus problemas físicos.

Cuando se metió

Caniggia

en el equipo, no salió más salvo cuando no pudo jugar, por suspensión, en la final ante Alemania. Los piques con cambio de ritmo y aceleración eran una invitación para los pases con zurda de Maradona, para buscar “atacar el espacio”. Era, en definitiva,

un revulsivo que compensaba la pesadez general

de un equipo que por afuera no tenía carrileros que hicieran la diferencia con su despliegue, velocidad o recorrido. Basualdo, inteligente tácticamente para adaptarse a jugar en cualquier puesto ya en aquel momento, cuando arrancaba pegado a la raya derecha terminaba progresando por los carriles centrales. Olarticoechea, Lorenzo o Sensini, tampoco lo hacían por la izquierda.


El planteo de la selección Argentina ante Camerún, el 8 de junio de 1990, en el debut del Mundial Italia 90, jugado en Milán

Los futbolistas no llegaron en buen nivel,

sobre todo

Batista, Giusti, Ruggeri

y los “nuevos”, Fabbri, Dezotti y Balbo. Calderón tuvo buenas intenciones, pero volvió a ser alguien que se ubicó más como mediocampista, como nexo, antes que como finalizador de las jugadas. El propio

Burruchaga

no fue el mismo que hacía cuatro años, aunque en la estructura de Bilardo (y pese a convertir un solo gol)

fue el jugador con mayor “realismo ofensivo”,

el que más pateó al arco, el que más pisó el área rival, el que era capaz de desdoblarse para atacar el espacio y llegar por sorpresa. Pero, sin sociedades, no hubo situaciones de gol claras para la Argentina en casi todo el campeonato.

Y por eso no sorprende que, más allá de llegar a la final,

apenas haya marcado cinco goles,

convertidos por Caniggia (2), Burruchaga, Troglio y Monzón. Y en las asistencias apenas se anotaron dos jugadores: Maradona (2) y Olarticoechea (2).

Se recuerda mucho el partido ante

Brasil,

los tres tiros en los palos del arco de Goycochea, pero la Argentina -desde el desarrollo-

sufrió más en el segundo tiempo de la final ante Alemania.

Antes que se den las expulsiones de Monzón y Dezotti, el equipo de Franz Beckenbauer le había generado siete situaciones de gol (en ping pong global favoreció a Alemania 8-0), mientras que Brasil se había impuesto en chances ante la Argentina 8-4.

Es cierto que Bilardo llegó a esa final condicionado,

con jugadores lesionados (Ruggeri, Burruchaga, Maradona) y otros tantos suspendidos: Caniggia, Olarticoechea, Batista y Giusti. No fueron detalles menores.


El planteo de la Argentina en el ST ante Camerún. Una rareza de Bilardo poner una línea de 4 defensiva; tras la expulsión de Kanabiyik, el DT pasó al 3-3-2-2 Fuente: LA NACION

En el debut ante Camerún, la Argentina salió a jugar con un sistema 3-4-2-1, que en la práctica fue 3-7-0,

porque Balbo -que era la principal referencia de ataque- terminó cumpliendo más la función como mediocampista y lateral izquierdo que como centrodelantero; y Burruchaga y Maradona (los dos más ofensivos de esa línea de volantes) rotaban tanto y retrocedían muchas veces a las alturas de Batista y Fabbri.

Ese día la selección jugó con:

Pumpido; Ruggeri, Simón (líbero) y Néstor Lorenzo; Basualdo, Batista, Fabbri y Sensini; Burruchaga y Maradona; Balbo.

Si en México 86 la aparición por sorpresa de Ruggeri como wing derecho era uno de los tantos movimientos que el Doctor tuvo en la planificación para adelantarse al mundo y revolucionar el fútbol (muchas de las cosas que se elogiaron 30 años después en el Barcelona de

Guardiola

se veían en aquella selección de Bilardo), esas mismas búsquedas cuatro años después se transformaron en un recurso repetido y escaso.


Sergio Goycochea en la final vs. Alemania; uno de los déficits que tenía el arquero fue en las salidas en los córners o tiros libres laterales Fuente: LA NACION

En líneas generales, en el campeonato la selección sufrió mucho dos aspectos del juego:

los contraataques y las pelotas paradas en contra.

Pese a que sólo recibió un gol por esa vía, ya sea por córner o tiro libre lateral o frontal (Oman Biyik, de Camerún, a Pumpido -pierde la marca Fabbri y luego Sensini en el salto, además de una floja respuesta del arquero-),

Goycochea tenía falencias para salir en los centros y eso hacía dudar a los defensores;

también los pelotazos cruzados en jugadas en movimiento le generaban dudas al reemplazante de Nery.


Frente a Rumania, en el tercer partido del Mundial, Bilardo jugó 3-5-2; Monzón y Serrizuela jugaron como stoppers, a los costados del líbero Simón; fue empate 1-1 Fuente: LA NACION

A Bilardo le gustaba “tirar el achique” en las jugadas de tiro libre lateral.

Y, por lo general, el movimiento era eficaz, se hacía con corrección. Quien lo tenía estudiado fue

Beckenbauer,

que preparó una jugada para amagar el centro pero finalizar con una apertura para Brehme, así éste remataba con zurda desde afuera (Goycochea mandó la pelota al córner): para que no reciba ningún alemán en offside, el primer pase fue lateral.

Alemania tenía estudiada la estrategia defensiva de Bilardo y buscó cómo contrarrestarla

00:09

Video

El principal déficit argentino era la falta de velocidad para atacar

(lentos no sólo para generar explosiones y cambios de ritmo en los 1 vs. 1, sino también para moverse y ser alternativa de descarga de los poseedores del balón)

y para generar coberturas y así evitar contraataques rivales.

La selección avanzaba lento y retrocedía a menor velocidad de lo que la atacaban, por más que la actitud de los jugadores fue muy buena para cumplir con esa responsabilidad.

Hubo ejemplos de sobra: a los 21 minutos del primer tiempo ante

Camerún,

de un córner a favor que pateó Maradona, llegó el contragolpe y salvó la anotación Lorenzo cuando era gol en contra de Basualdo; algo similar sucedió al comienzo del segundo tiempo ante

Alemania,

cuando Augenthaler quedó mano a mano con Goycochea y, en medio de los bloqueos, Monzón salvó en la línea lo que hubiera sido gol en contra de Troglio. Ante

Brasil,

la posesión le duraba muy poco al equipo argentino (sobre todo en todo el primer tiempo), pero además los dirigidos por Lazaroni eran capaces de generar contraataques y situaciones de gol en cinco segundos. Frente a

Rumania,

de un tiro libre frontal de Serrizuela en 3/4 nació un contraataque 2 vs. 2 rival que necesitó de una muy buena atajada de Goycochea mandando la pelota al córner.


Ante Brasil, Bilardo volvió a apostar por el dibujo táctico 3-5-2; Maradona y Caniggia estuvieron demasiado solos para generar peligro en ofensiva Fuente: LA NACION

La zona defensiva más vulnerable fue el sector izquierdo.

Incluso hubo partidos en donde la selección, pese a reposicionarse en superioridad numérica, no le encontraba solución a los avances derechos de los rivales.

Bilardo armó varias líneas de 3:

Simón (líbero), Ruggeri y Lorenzo (con Sensini como carrilero por la izquierda)

vs. Camerún

-enrocando posiciones entre Sensini y Lorenzo-; Simón, Monzón y Serrizuela (con Olarticoechea de carrilero por la izquierda)

vs. Unión Soviética y Rumania;

Simón, Monzón y Ruggeri (con Olarticoechea de carrilero por la izquierda)

vs. Brasil;

Simón, Ruggeri y Serrizuela (con Olarticoechea de carrilero por la izquierda)

vs. Italia y Yugoslavia,

y Simón, Serrizuela y Ruggeri (con Lorenzo de carrilero por la izquierda)

vs. Alemania.

Desde los

sistemas tácticos,

Bilardo se movió preferentemente desde el

3-5-2 y el 3-4-2-1.

En la final ante Alemania, generó varios cambios posicionales en el entretiempo, preocupado por esa zona izquierda: en el comienzo de la segunda etapa, Simón siguió siendo el líbero pero Sensini fue stopper derecho y Monzón (ingresó por Ruggeri) el izquierdo; corriéndose Serrizuela como carrilero por la derecha; al no estar Olarticoechea, Lorenzo fue el lateral-volante por la izquierda.


Así salió a jugar en la final del Mundial ante Alemania, el 8 de julio de 1990, en Roma: Bilardo estuvo condicionado por las suspensiones de Batista, Giusti, Caniggia y Olarticoechea Fuente: LA NACION

Bilardo casi no utilizó la línea de 4 en el Mundial

Se vio en el segundo tiempo ante Camerún, con el ingreso de Caniggia por Ruggeri, quedando el equipo con el sistema

4-3-3: Lorenzo, Simón, Fabbri y Sensini; Burruchaga, Batista y Basualdo; Caniggia, Maradona y Balbo.

Aunque en ese mismo partido, varios minutos después de la tarjeta roja a Kanabiyik por el foul a Caniggia, el DT dispuso el ingreso de

Gabriel Calderón

por Sensini y la Argentina pasó a jugar

3-3-2-2:

Lorenzo, Simón (líbero) y Fabbri; Burruchaga, Batista y Basualdo; Maradona y Calderón; Caniggia y Balbo.

Es cierto que los errores del árbitro mexicano Codesal ante Alemania (penal no cobrado de Mattheus a Calderón y la infracción que no fue de Sensini a Voeller en el 1-0 de Brehme) podrían haber cambiado el resultado y que, pese a las miles de dificultades que tuvo el equipo en el recorrido, llegó a la final del Mundial. Pero, desde lo futbolístico, entre una selección argentina y otra, hubo más de un puesto de diferencia.

La selección del 86 revolucionó el fútbol,

llenó los ojos de admiración porque no sólo se trató del talento de Maradona, sino de un grupo que desde lo individual y la táctica colectiva hizo maravillas.

La del 90 se quedó en el tiempo:

el fútbol ya tenía otro ritmo, exigía otra velocidad y la Argentina se presentó lenta, sin rebeldía ni sociedades ofensivas capaces de despabilarla.


Bilardo hizo algunos retoques en el equipo para la segunda etapa ante Alemania, pero fue cuando la selección más sufrió: en ese segundo tiempo, los alemanes generaron 7 situaciones de gol, contra ninguna de la Argentina Fuente: LA NACION

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment