Para escuchar: Vitor Ramil y el poder de traducir la belleza en canciónEspectáculos 

Para escuchar: Vitor Ramil y el poder de traducir la belleza en canción

Por qué te lo recomendamos Es Campos neutrais, pero podría ser Foi no mes que vemDélibáb o Tambong. Es la obra de Vitor Ramil la recomendada; el tema es empezar. Después, un disco llevará al otro, el otro al siguiente, no importa cuál sea el orden. Y para eso, recordar esta crítica es una llave maestra. 

Maldita costumbre, la de buscar “herederos” de lo que sea. Que si Oasis eran los nuevos Beatles, que si Gary Clark Jr. es el nuevo Jimi Hendrix; que si Fito la reencarnación de Charly. Pavadas. Mejor hablemos de aliados; en torno a una idea, a una manera de escribir y cantar. Pero nada de sucesiones, que por lo general necesitan de abogados. ¿Y hay acaso algo más alejado del arte que las leyes?

“Inauguren formas de ser/Sean un comienzo sin fin/Hagan la revolución/Quemen los navíos/Quemen los navíos/Quemen los navíos”, canta Vitor Ramil en Palavra desordem.

En Campos Neutrais, publicado en 2017, el autor de la bellísima Subte, que Pedro Aznar incluyó en su álbum Mudras, el que bautizó su Pelotas natal como Satolep, hizo eso: arte. Del más elevado, si es que esas cuestiones de arribas y abajos siguen aún vigentes.

Desde la primera canción, la que lleva el título del álbum, Ramil acaricia con su voz y sus palabras, invita a quedarse a escuchar, en una especie de alianza sonora con el Caetano de distintas épocas, pero con su sello personal. Propio.

Aunque haya tomado prestada la Sara de Bob Dylan para convertirla en su Ana que lo conecta con San Telmo, o se haya asociado con Chico Cesar para hacer Olho d’agua, agua d’olho, Ramil es tan él como Caetano, Chico y Dylan irrepetibles.

“Campos neutrais”, un trabajo maravilloso de Vitor Ramil. Como lo demás.

Entonces, crea maravillas como Labirinto o Satolep Fields Forever, sobre las texturas del quinteto de vientos Porto Alegre, y la percusión de nuestro Santiago Vázquez. Otra de las conexiones argentas de Ramil, además del guitarrista Carlos Moscardini, en la paradójicamente brasileñísima Contraposto. Exquisita.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment