Boicot de la leche. La Serenísima ratificó el cumplimiento de los Precios MáximosEconomía 

Boicot de la leche. La Serenísima ratificó el cumplimiento de los Precios Máximos


La Serenísima informó que desde noviembre solo dispuso un aumento del 3%, que fue autorizado por el gobierno nacional Crédito: Casrech

Mastellone Hnos. ratificó que está cumpliendo con los Precios Máximos establecidos por el Gobierno nacional y aseguró que cualquier aumento de sus productos en las góndolas es “exclusiva responsabilidad de los comercios”. De esta manera, la empresa dueña de La Serenísima respondió a la intimación de la Secretaría de Comercio en medio del conflicto que enfrenta a la láctea con los autoservicios chinos.

La disputa comercial se desató hace unos días cuando los autoservicios chinos lanzaron un boicot contra Mastellone debido a la decisión de la empresa aplicar un cargo de 3% en concepto de flete. A través de un comunicado, Mastellone precisó que este cargo “se aplica para solventar el incremento del costo logístico de este año, que excede el 25%. El servicio logístico es prestado por una empresa tercerizada y permite distribuir productos refrigerados todos los días a unos 70.000 comercios en todo el país”.

“Este cargo logístico no es algo inusual, ya que también lo aplican diferentes empresas, no sólo lácteas, sino también de otros rubros como cervezas, gaseosas, fiambres, etc. Por otro lado, La Serenísima ofrece a sus clientes un servicio de entrega diferencial e incluso ya venía aplicando un cargo logístico de este tipo para determinados clientes y canales. No es lo mismo entregar productos refrigerados boca por boca a cada cliente a que ese mismo comerciante deba ir, por sus propios medios, a abastecerse en un mayorista”, señaló la empresa láctea.


Los autoservicios chinos iniciaron un boicot contra La Serenísima, a la que que acusan de haber aplicado en forma unilateral un nuevo cargo en concepto de “gastos de flete” Crédito: Casrech

Mastellone precisó que desde noviembre del año pasado el gobierno nacional solo le autorizó una suba del 3%, mientras que en el mismo período sus costos aumentaron un 28 por ciento. Esta diferencia explica en gran parte en su último balance del trimestre enero-marzo arrojara una pérdida neta del orden de los $1500 millones.

“Y a pesar de ese contexto desfavorable, la empresa dio aumentos salariales, no dejó de cumplir con ninguna de sus obligaciones impositivas, se incorporó más personal para hacer frente al abastecimiento durante la cuarentena, y Mastellone no se acogió a ninguna de las ayudas que otorgó el Gobierno nacional en cuanto al pago de salarios de empleados o créditos a tasas preferenciales”, explicó la compañía.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment