Avanza la creación del Parque Nacional N° 40 de Argentina: dónde queda y por qué es un área protegidaSociedad 

Avanza la creación del Parque Nacional N° 40 de Argentina: dónde queda y por qué es un área protegida

La gobernadora de Río Negro Arabela Carreras y el ministro nacional de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié anunciaron la creación del Parque Nacional Islote Lobos, durante una visita a Playas Doradas. Se trata del segundo Parque Nacional que tendrá la provincia patagónica, que ya cuenta con el Nahuel Huapi, y el número 40 de la Argentina.

Ubicado a unos 50 kilómetros de la localidad de Sierra Grande y 65 al sur del balneario Las Grutas, el Complejo Islote Lobos está conformado por un grupo de cinco pequeñas islas ubicadas junto al Golfo San Matías. Se trata de una reserva provincial que abarca una porción de la costa y otra ubicada sobre el océano Atlántico, que fue declarada Área Natural Protegida por medio del decreto provincial N 1.402/77.

El presidente de la Administración de Parques Nacionales Daniel Somma, explicó en diálogo con ANSA, que se está trabajando en la delimitación exacta del área protegida, que dependerá de la máxima pleamar (momento en que el agua del mar alcanza su máxima altura dentro del ciclo de las mareas).

Después de este paso, le seguirán otros requisitos legislativos que permitirán la concreción de la creación del parque “entre fines de 2020 y el primer semestre de 2021“.

Las islas que conformarán el Parque Nacional son Islote Lobos, el que se encuentra ubicado más al norte, seguido por La Pastosa, Ortiz Norte, Ortiz Sur, Redondo y la islita de los Pájaros.

En esta área, suelen registrarse importantes mareas que generan un notable cambio en el paisaje a lo largo del día y dificultan el acceso a los islotes. Por este motivo, este lugar se convirtió el refugio de diversas especies de aves, entre ellas, gaviotines, playeros, chorlitos, ostreros y bandurritas.

En el futuro Parque Nacional Islote Lobos se encuentran asentamientos reproductivos de aves costeras como: biguá (la más grande de Sudamérica), gaviota cocinera, ostrero común, ostrero negro, garza bruja, entre otras. (Foto: Gentileza ANP Complejo Islote Lobos)

Las características del terreno y su riqueza en nutrientes lo convierte también en el espacio elegido para el descanso de las aves migratorias, que llegan hasta la costa de Río Negro durante sus largas travesías entre los hemisferios norte y sur.

La bióloga Patricia González, que colaboró con el delineamiento del Plan de Manejo del futuro Parque Nacional, contó que en el lugar se encuentran los playeros rojizos, la especie a la que pertenece el célebre B95, el “ave de la Luna”, que según se estima ya recorrió en las migraciones de su vida una distancia mayor que la que separa a la Tierra de la Luna.

En el islote La Pastosa se puede encontrar una colonia de numerosos pingüinos de Magallanes y de lobos marinos de un pelo. A su vez, alberga una variada fauna continental que incluye guanacos, zorros y peludos.

La actual área protegida del Complejo Islote Lobos cuenta con una gran colonia permanente y reproductiva de lobos marinos de un pelo(Foto: Gentileza ANP Complejo Islote Lobos)

Además, en el futuro Parque Nacional se avistan varias especies de delfines, como la amenazada franciscana, y ballenas francas australes.

También se pueden encontrar huellas arqueológicas. Este lugar era habitado antiguamente por los tehuelches, un pueblo indígena cuyos integrantes se caracterizaban por ser cazadores-recolectores, y que dejaron rastros en la forma de senderos, piedras, fragmentos de cerámicas y otros elementos que aún se pueden ver en el área.

El intendente de Sierra Grande Renzo Tamburrini, destacó la proyección turística que le dará a la localidad la creación del Parque Nacional y aseguró: “Nos va a permitir vincularnos turísticamente en un escenario que hoy no existe”. Además, subrayó que “va a servir para un despegue distintivo de lo que es nuestro recurso turístico”.

En relación a esto, la Gobernadora de Río Negro, resaltó: “Conservar la naturaleza y brindar una oportunidad de desarrollo turístico son dos conceptos que van de la mano“. Y aseguró que el proyecto “respeta la idiosincrasia de los habitantes y sus deseos y brinda una oportunidad de desarrollo”.

Somma adelantó que Islote Lobos “se ajustará a los estándares de la Administración de Parques Nacionales. Y los visitantes estarán limitados a sectores que mantendrán distancia con la fauna para no generar impacto” en el ecosistema.

“Las aves no pueden hacer nido en cualquier lugar. Deben proteger sus nidos de los predadores y del clima, por eso las islas y su vegetación son ideales para varias especies. Uno de los trabajos clave del Plan de Manejo fue la delimitación de zonas y precisar cuáles son las intangibles para que las visitas no perturben la fauna”, agregó González.

El biólogo y director regional de Patagonia Norte de la Administración de Parques Nacionales Javier Grosfeld, reconoció que por el momento se están estudiando cuáles serán los puntos de acceso para los visitantes, que probablemente se ubiquen cerca de La Pastosa y en el área conocida como Punta Pozos.

Según advirtió el especialista, “aún faltan estudios para medir el impacto y no interferir con los importantes restos arqueológicos que hay en todos esos lugares”. Una de las principales prioridades de los especialistas es evitar eventuales daños ambientales por la presencia de visitantes y frenar la realización de travesías en vehículos 4×4 por la zona costera aledaña.

En esta zona, perdura la pesca transhumante que practican los pulperos artesanales, con quienes la Administración de Parques Nacionales adelantó que acordará un manejo sustentable del recurso.

La creación de este nuevo Parque Nacional cumplirá con un objetivo central, según Somma: reforzar la protección del litoral oceánico, una de las grandes riquezas paisajísticas y naturales de la Patagonia argentina.

La iniciativa tiene lugar en el marco del convenio firmado entre la Administración de Parques Nacionales (APN) y la provincia de Río Negro en 2004, con el fin de establecer una relación de cooperación, asistencia recíproca y capacitación en temas inherentes a la conservación de áreas protegidas.

Articulos relacionados

Leave a Comment