Coronavirus en la Argentina: el entrenamiento casero de Dylan, el chico de la Villa 31 que es promesa en el golfSociedad 

Coronavirus en la Argentina: el entrenamiento casero de Dylan, el chico de la Villa 31 que es promesa en el golf

Dylan Reales descubrió el golf por casualidad. Estaba haciendo zapping cuando se encontró con programa de televisión en el que practicaban este deporte. Por entonces tenía siete años, y hoy con sus 16, sigue abrazando esa pasión de convertirse en jugador profesional. El año pasado ganó su último trofeo en la Copa Amistad. Cada logro lo atesora en los rincones de su casa del Barrio 31 como aquel primer palo que le regalaron su mamá Macarena y su abuelo Julio para un cumpleaños.

La familia es el pilar en el que Dylan se apoya todos los días. El golf “es un deporte para ricos”, les escuchó decir, pero él pudo superar la desigualdad económica y abrirse camino en esos campos verdes que le transmiten paz. 

Dylan en una de las últimas prácticas antes de la cuarentena por el coronavirus. (Foto: TN y La Gente).

El primer club donde jugó fue el José Jurado de Villa Lugano. Hasta allí llegaba en colectivo acompañado por su abuelo quien no se perdió ninguna práctica y ningún torneo. Tenía el palo de golf, pero no contaba con el calzado adecuado.

En un viaje a Palermo, Julio le mostró el Campo de Golf Municipal y le brillaron los ojos cuando leyó que las clases eran gratis. Se anotó y empezó a practicar. En este lugar conoció a José Luis, quien le regaló los zapatos. “No me acuerdo el apellido, pero si recuerdo que me preguntó por qué entrenaba en zapatillas. Yo le contesté que no tenía plata par comprarme los zapatos. Entonces me preguntó mi talle y me regaló un par. Pasaron muchos años, pero no puedo olvidarme de ese momento”, contó Dylan a TN y La Gente.

Dylan con Roberto De Vicenzo, su ídolo. (Foto: TN y La Gente).

La diferencia social se hizo presente en los entrenamientos, él se dio cuenta de eso cuando creció, porque de chiquito lo único que quería era practicar. “Los demás chicos me dejaban de lado, yo siempre estaba a un costado. Me apartaban del grupo“, recordó.

Su ídolo máximo es Roberto De Vicenzo, el argentino que fue campeón mundial. Por suerte pudo conocerlo y compartir charlas y reuniones. Dylan lo recuerda como un hombre humilde, risueño y quien lo alentó a seguir adelante con su pasión. En su casa tiene un cuadro firmado por él.

Cuando empezó la pandemia por el coronavirus, ya no pudo ir al club a entrenar, pero se las rebuscó para seguir practicando en su casa. “Vi que había un poste y un árbol. Entonces se me ocurrió colgar una soga, una sábana y pegarle a la pelota. Algo muy rústico. Lo hago lo más seguido que puedo, porque en la parte de atrás está el paredón del vecino y no quiero molestarlo. El pasto que levanto cuando le pego a la pelota, lo junto para dejar todo en orden”, detalló risueño.

Su primer trofeo lo ganó cuanto tenía nueve años, en el Torneo Clausura en el Campo de Golf Municipal de Palermo. “Me di cuenta que había ganado cuando dijeron mi nombre. La gente me empezó a aplaudir, y ahí también estuvo mi abuelo. También recuerdo que Clarita, con quien jugábamos juntos me abrazó y me re felicitó”. Dylan ya atesora 30 premios.

Está a la expectativa de los anuncios del Presidente, principalmente en lo que se refiere al deporte. Es optimista y cree que en los próximos días va a poder volver al club, no solo para ganar más premios, sino para reencontrarse con sus compañeros. No sabe si su abuelo Julio lo va a poder acompañar como lo hizo siempre porque ya tiene 72 años, tuvo coronavirus y se recuperó. Pero aunque no esté presente, cada vez que le pegue a la pelota se acordará de él.

Dylan jugando al golf, su gran pasión. (Foto: TN y La Gente).

Las declaraciones de Ginés González García que enojaron a los deportistas

Este miércoles en A Dos Voces, el ministro de Salud afirmó que hay deportes individuales que no se habilitan porque no presentaron protocolos. El presidente de la AAT, el deportista olímpico Ariel Suárez, y la Asociación de Golf salieron a cruzarlo.

“El riesgo (de contagio) en un deporte individual, de un tipo solo, es mínimo. ¿Por qué no se habilita? Porque no lo pidieron. Los deportes olímpicos están todos habilitados. Todos, eh. No sé si habrán hecho (un pedido) a nivel de jurisdicción. Hasta ayer, o anteayer, que pregunté, no me había llegado. Si llega el pedido lo vamos a considerar. Es muy antipático decir que no. A mí me gusta el fútbol, me gustan los deportes, no quiero hacer el papel de malo, ni de dictador. Creo que hay cosas como el remo que no tienen demasiados inconvenientes. En el tenis el problema son los vestuarios”, dijo.

Sus dichos cayeron muy mal en el ambiente del tenis y tras escucharlo llegó la respuesta, vía redes sociales, de Agustín Calleri, máximo responsable de la actividad en el país.

“Con todo respeto le cuento que no solo fuimos pioneros en la presentación de un Protocolo para la vuelta del deporte, sino que lo hicimos el 25 de abril, es decir hace casi 4 meses, y que el mismo fue aprobado por el Ministerio de Salud que usted dirige”, indicó el cordobés en un tuit.

Por su parte, la Asociación Argentina de Golf (AAG) se manifestó por la vía institucional con contundentes mensajes en su cuenta de Twitter en las que le recordó al titular del Ministerio de Salud de la Nación, que presentó su protocolo para el regreso en los primeros días de julio, todo frente a los dichos del funcionario, que daban cuenta del desconocimiento de la existencia del mismo.

Articulos relacionados

Leave a Comment