Por qué las gallinas se comen sus huevosSociedad 

Por qué las gallinas se comen sus huevos

Una deficiente alimentación de estas aves domésticas puede llevar a esta situación, aunque también puede ser provocada por la organización del gallinero.Todo cambio en el comportamiento de un animal puede ser un síntoma de desequilibrio en su organismo.

Es fundamental estar atentos con conductas inusuales, para conservar la buena salud de estas aves.

Estas aves domésticas no deben alimentarse de sus propios huevos ya que eso produciría una ruptura en su ciclo natural de reproducción.

Además de una falencia de nutrientes (una deficiencia de proteínas o calcio), las gallinas pueden comerse los huevos debido a un pequeño accidente: el ave golpea con su pico un huevo sin querer y descubre una rica sustancia en su interior. A partir de ahí, puede crear el hábito de romper los huevos suyos o ajenos para consumir las grasas y proteínas de su contenido.

Sin embargo, una hidratación deficiente también puede llevar la gallina a romper los huevos.

Un error en la iluminación del gallinero también puede derivar en comportamientos inusuales. El exceso de luminosidad sobre los nidos, por ejemplo, puede favorecer que las gallinas se coman sus huevos. Además, si los nidos están ubicados en el suelo o cuentan con poco relleno, este comportamiento también puede aparecer.

Un ave estresada puede presentar numerosos problemas de comportamiento, inclusive consumir sus propios huevos. (Foto: piensosvimertalavera/Instagram)

Cómo evitarlo

Alimentación equilibrada: una dieta equilibrada, rica en proteínas, grasas buenas, vitaminas y minerales. Para evitar la deficiencia de calcio, se puede añadir cáscaras de huevos picadas.

Las gallinas ponedoras suelen requerir una alimentación especial.

Es indispensable dejar agua fresca y limpia a disposición de tus gallinas durante todo el día. La hidratación igualmente es un factor clave para la calidad de los huevos.

La organización del gallinero: revisar la organización del gallinero y pensar estratégicamente en la ubicación de los nidos. Hay que evitar que los nidos queden en el suelo o reciban escaso relleno en su interior. Deben contar con bastante material para estar estables y protegidos, evitando cualquier accidente antes, durante y después de la postura.

El lugar de la puesta debe ser tranquilo y tener baja luminosidad, para no estresar a las gallinas ponedoras. Un ave estresada puede presentar numerosos problemas de comportamiento.

Identificar y aislar la gallina “problemática”: hay una suerte de “efecto contagio”. Estas aves son extremadamente inteligentes y pueden aprender rápidamente a partir del comportamiento de sus semejantes.

Articulos relacionados

Leave a Comment