0%
Posted inEconomía

Ropa deportiva: se va otra marca del país y nace el rey de las zapatillas

Ropa deportiva: se va otra marca del país y nace el rey de las zapatillas

La permanencia de Asics en la Argentina duró apenas 3 años. La marca japonesa de indumentaria y calzado deportivo “dejará de operar de forma directa en el país principalmente por el contexto macroeconómico, el cierre de las importaciones, la volatilidad actual del mercado y la falta de un modelo de negocio sustentable”, señalaron. La licencia pasará a manos del Grupo Dass, una empresa de capitales brasileños y argentinos que fabrica y distribuye para Adidas, Fila y Umbro.

La marca Asics (“Anima Sana In Corpore Sano”) es muy reconocida en los ambientes deportivos. Su foco es el running y es uno de los gigantes de un sector, que entró en crisis con la pandemia y atraviesa dificultades para traer mercadería del exterior. Desembarcó a fines de 2017 junto con la norteamericana Under Armour y este martes firmó contrato con el Grupo Dass, una empresa que tiene 1.200 empleados y dos plantas. Una en Coronel Suárez, concentrada exclusivamente en Adidas, y otra en Eldorado, Misiones, que hasta agosto producía para Nike y que ahora sumará una nueva línea de producción para Asics.

“Muchas de las grandes marcas que hoy operan de forma directa están revisando su modelo de negocio en nuestro país, es el caso de Nike por ejemplo. Las condiciones y las políticas de gobierno actual, sumados a la retracción económica y a la restricción de las importaciones obligan a revisar los modelos de las empresas internacionales”, expresaron a través de un comunicado. A partir de enero de 2021, Dass tomará el control de Asics a nivel local y se convertirá en el mayor distribuidor de zapatillas deportivas de marcas internacionales. Salvo Nike, cuyo futuro hoy es incierto.

En febrero pasado, antes de la crisis del coronavirus, la compañía norteamericana había comunicado su intención de ceder el manejo de la marca a un representante, como parte de “una transición” de sus negocios en la Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. En Brasil, cerró contrato con Grupo SBF. Para los restantes, había cerrado trato con la mexicana Axo, pero la operación se truncó la semana pasada por la pandemia. Antes de eso y durante muchos años, Dass fue el fabricante oficial de la marca y era el principal sustento para su planta misionera de Eldorado, en la que trabajaban 650 operarios. Dass se ilusiona con reeditar el acuerdo, tal como el que tiene vigente con Adidas. 

Todavía se desconoce cómo continuará Nike en la Argentina, donde tiene varios locales propios. En Dass se ilusionan con la posibilidad de sumarla a su catálogo y reeditar la alianza previa a la crisis. El grupo binacional intenta capitalizar el éxodo de las multinacionales, acorraladas por la caída en las ventas y las dificultades para ingresar productos al mercado local. Ya tiene varias líderes en su portafolio.

Asics no tiene el mismo nivel de penetración ni reconocimiento que Nike, pero compite en moda deportiva (sobre todo en calzado) en el segmento premium y más cotizado a nivel mundial. Hasta 2017, la marca japonesa tenía presencia a través de un distribuidor local, GGM, que tenía los derechos de explotación. Hoy, el esquema se repite.

Junto con Asics había llegado Under Armour, la segunda marca deportiva más vendida en los Estados Unidos, después de Nike, desde 2014, cuando desplazó nada menos que Adidas. Sus productos con el logo de una doble herradura invertida y superpuesta, eran distribuidos en el país por el Grupo Vieytes. Actualmente, la marca tiene 1 local en el shopping Unicenter y es abastecida en parte con producción local (30%) y con importaciones. “El panorama es gris y hay mucha incertidumbre con el abastecimiento”, graficó su country manager, Juan José Roque.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA


Deja un comentario